«Cuando llegue a España me haré artista»… Luis Barrull Salazar, el gitano argentino.

                      Luis Barrull en la portada de su single «Solo, solo»

Noches de fiesta en Mar de Plata… los gitanos lloraban, se partían las camisas en la madrugada, me llamaban ‘El Gitano Argentino’ y cómo cantaba… era otro tiempo, otro lugar.

El Luis en “En otro tiempo, otro lugar” del disco “Vis a Vis”


El camino hacia las Américas protagonizado por los gitanos no es un fenómeno exclusivamente contemporáneo y tiene sus raíces en el propio descubrimiento del nuevo mundo. Una cédula emitida por los Reyes Católicos el 12 de junio de 1497 disponía que las penas de aquellos gitanos que aceptaran ser colonos se conmutarían pudiendo volver a Castilla libres de pecado. Décadas más tarde, en 1570, bajo el mandato de Felipe II, se prohibió su entrada. Si bien, esto último no fue óbice para que el tránsito continuara, ya que once años después una disposición regia ordenaba controlar a los gitanos que seguían viajando, habitaban aquellas tierras y ejercían la mala vida propia de sus costumbres[1]. En cualquier caso, como también lo han hecho otros episodios de gran persecución a los gitanos, véanse la Gran Redada en el siglo XVIII o el Samudaripen en el siglo XX, las deportaciones quedaron grabadas a fuego en la memoria de estas comunidades.

“Por el puerto de Palos salieron primero los cuatro gitanos que salen en el libro de este hombre [Antonio Gómez Alfaro]. Después venían de forma esporádica, se soltaban de las amarras, no sé cómo sería… y se tiraban al agua. Llevamos tantos años habitando este país, es tan grande [Argentina]… Mira, aquí han venido a decirme que en 1749 se embarcaron, que venían de polizón y que muchos llegaban a Centroamérica, a México. Portugal directamente los exportó a todos, lo que no hizo España, porque en España se decía que iban a contaminar… Portugal colonizó, primero mandó a los hombres y luego a las mujeres… por eso ese país [Brasil] tiene muchos gitanos pero mestizados”.[2]

Lo que revela este testimonio es que, más allá de los canales oficiales y de las prácticas políticas de las instituciones históricas en materia migratoria, existían formas subrepticias de transitar entre continentes. No sólo en forma de polizonaje sino también por el juego de representaciones en torno a quién era o no gitano encriptando así la identidad en los controles migratorios[3]. Si bien, lo que nos interesa destacar a continuación es que, más allá de los propios gitanos, también viajaron diversas prácticas culturales que tuvieron mejor recepción que esta comunidad étnica. Pese a la restricción experimentada a causa de las leyes de inmigración que prohibían la entrada de gitanos, el flamenco que encarnaban sí estaba bien visto y tenía una buena acogida[4]. Esto último tiene que ver con lo que ha explicado la Dra. Patricia Cecilia Galletti en su propuesta de estudio sobre la patrimonialización del flamenco y su vinculación a los gitanos bonaerenses:

“Una contradicción emergida en el campo, entre las limitaciones de una identidad global gitana entendida como parte “indeseable” de las corrientes migratorias europeas, calificados negativamente como “mendigos” por las leyes argentinas, y una identidad local/nacional española, que en tanto latina e hispanohablante era parte “deseada” de la inmigración europea”.[5]

La antropóloga argentina sienta una base importante con que aproximarse al estudio del escenario bonaerense y que no tiene nada que envidiar al madrileño. Desde siglos atrás, tanto en Europa como en las Américas, el flamenco se convirtió en un engranaje cultural para identificar al “buen gitano” o, como mínimo, para concederle algo de la legitimidad social que presuntamente no podía alcanzar por otros medios al tratarse de una “raza criminal”. Así, de manera progresiva, la representación del flamenco traía consigo las expresiones de un arte considerado genuinamente gitano integrándose con mayor arraigo durante el apogeo de la cultura popular entre finales del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX. No es casualidad que la difusión del flamenco en la capital argentina creció exponencialmente con la llegada de gitanos caló, procedentes de España. Estos últimos protagonizaron una fuerte ola de inmigración, concretamente desde Madrid y Andalucía, entre los años cincuenta y setenta asentándose en la Plaza del Congreso, entre la Avenida de Mayo y la Avenida Rivadavia, núcleo tradicional de asentamiento para los inmigrantes españoles desde los tiempos del exilio por la Guerra Civil (1936-1939)[6].

                     Avenida de Mayo en Buenos Aires, Argentina (Archivo General de la Nación)

Hoy en día, en esta zona de Congreso, hay una gran concentración de shows flamencos y lugares que evocan “lo gitano”. De facto, puede afirmarse hay toda una industria que vive del flamenco, no sólo en lo relativo a la música sino también, por ejemplo, en lo gastronómico. Lo español y lo flamenco se diluyen en una misma identidad que tiene sus razones en la construcción romántica del relato nacional desde tiempos decimonónicos y las narrativas de atracción turística más vinculadas a la Dictadura franquista. Sin embargo, con el paso del tiempo, la capitalización y monopolio del “mercado flamenco” por la industria paya ha condenado mayormente los proyectos encabezados por la comunidad gitana de Buenos Aires. Entre otras cosas, porque “lo flamenco” acaba por absorber a “lo gitano”. Por ejemplo, la inauguración de un tablao regentado por gitanos llamado “Lo de los Montoya” hubo de cerrar casi al año de abrirse. Pese a esta situación, hay cierta bolsa de oportunidades para vivir del espectáculo frente a la mayor invisibilización sufrida por los artistas gitanos en suelo español. Así, destacan grupos como “Esencia Gitana”, formado por Argentina Cádiz y Emilio Romero, o “Los Tarantos”, configurado por Amador Romero, Emilio Romero, Basilio Cádiz y Baldomero Cádiz. A estas figuras, muchas de ellas nacidas y criadas en la Argentina, se les sumaron otras que llegaban de España, como es el caso de David Maya, sobrino nieto de la afamada bailaora Carmen Amaya, quien también tuvo su paso mucho antes por terreno porteño.

“Por discriminación, yo he visto carteles que ponían ‘se necesitan cantaores, no gitanos’. En Argentina tampoco los quieren, ya no nos quieren”.[7]

Con todo ello, se puede observar que desde los años sesenta y hasta la fecha, se ha consolidado en buena medida el flamenco realizado en Buenos Aires por grupos gitanos españoles que mantienen vivas sus raíces. El protagonismo que alcanzó a finales del siglo XX generó posibilidades y atrajo esporádicamente al talento flamenco español, como recuerdan algunos gitanos viejos argentinos que hablan sobre las visitas de Rafael Farina, Niño de Utrera, Camarón, entre otros. Este contexto nos permite situar muy someramente la relación entre gitanos, flamenco y Argentina. Si bien, en este caso se quiere destacar un episodio inverso protagonizado por un hombre que va más allá de los grandes nombres de la industria. Una de esas figuras que, pese a resultar imprescindibles, no se han rescatado por el relato general sobre la fusión del flamenco con otras ramas, como puede ser el rock o el soul.

Portada del álbum que recopila todas las grabaciones de El Luis (1976-1991)

Luis Barrull Salazar nació en 1948 en La Coruña (Galicia, España) y se le conoció por el apodo de “El Luis”, con el que firmó su discografía posterior[8]. La razón por la que se ha dicho anteriormente que protagonizó un suceso distinto al que se venía comentando se debe a que, pese a nacer en España, se trasladó con su familia a Argentina cuando era niño y allí pasó gran parte de su vida. Pasada la veintena y siendo ya adulto, volvió a su país de origen, concretamente a Madrid. Esto marcaba una diferencia clara respecto a sus coetáneos que estaban probando suerte en la industria flamenca argentina o que, como se ha expuesto, migraron a Buenos Aires por otras razones desde la segunda mitad del siglo XX. Esta coyuntura experiencial es lo que le hizo labrarse el apodo de “El Gitano Argentino”, pues fue en tierras porteñas donde comenzó a involucrarse en el arte que más tarde fusionaría dando lugar a un característico “Gypsy soul-rock”. De facto, su primer LP publicado en 1976 le hizo conquistar un disco de oro con una obra titulada con su propio nombre, “El Luis”.

Extracto del periódico «La Voz de Almería» del 12 de Diciembre de 1976 donde se reseña la obra de El Luis.

La habilidad innovadora y el frescor de su música no fueron los únicos motivos que le valieron el éxito temprano y su relación con otros grupos de gran reconocimiento como Los Chichos, a quienes compuso “El Cuadro” del álbum “Bailarás con Alegría”. El Luis mostraba desde chaborró su vocación y una determinación clara para con el flamenco. Al menos, así lo recuerdan algunos gitanos viejos que convivieron con los Barrull Salazar en la Argentina.

“Luis Barrull Salazar, claro. Yo le conocí, es el que canta ‘las carretas ya se van’. Yo sé que él estaba aquí, el hermano que le llaman Faico, uno que era El Gordo, había otro que estaba casado con la argentina coral. El tocaba la guitarra como… se ponía la guitarra en la espalda y tocaba y decía ‘cuando yo llegue a España’, esto fue en el año sesenta, ‘cuando yo llegue a España me hago artista primo’. Y llegó a España y fue artista. Me gustaba estar con él porque tenía una hechura de gitano que no podía con ello y después se ponía la guitarra en la espalda y la tocaba, y cantaba cosas modernas: “las carretas ya se van, los gitanos van al mar…”. Como cantaba el gitano, madre de mi alma. A su madre, a su padre de ellos. A todos esos ‘Barrulles’ los conocí aquí también, sí”.[9]

 

La proyección casi profética de una carrera en el mundo artístico por “El Gitano Argentino” no sólo se llevó a termino sino que tuvo grandes resultados. El 22 de diciembre de 1987, sin embargo, su trayectoria se vio truncada por un hecho relacionado con el tráfico de drogas que le llevó al encarcelamiento en la prisión de Carabanchel. Jesús Duva, articulista del periódico El País, recogió estos sucesos publicando la siguiente nota de prensa que no apeló en ningún momento a su figura como cantante de éxito:

Estos hechos nos remiten a ese contexto de gran segregación que muchos gitanos experimentaron en los márgenes de las grandes ciudades, donde la delincuencia juvenil y la economía sumergida, en ocasiones basadas en actividades ilícitas, eran las únicas herramientas para salir adelante en una cotidianeidad marcada por la fuerte depresión económica sufrida por una clase obrera que concedía privilegios a los payos frente a los gitanos. Además de clásicos como “Entre Rejas” de Los Chichos, otros grupos como RAZA protagonizando la canción de rumba-pop “Delincuencia juvenil” no distaron mucho del contenido que El Luis produjo a su salida de la cárcel, por ejemplo “Oh, Libertad”. El evangelismo de la Iglesia de Filadelfia con el ministerio de la carpa y la subsistencia en un negocio étnico como la venta ambulante que ya encontraba menos restricciones legales respecto al pasado fueron algunos de los caminos que Luis Barrull Salazar transitó en paralelo al olvido de su figura en la gran escena.

En definitiva, como decía El Luis, «era otro tiempo, era otro lugar». Hoy tenemos por delante la ardua tarea de rescatar la memoria de aquellos que en otros tiempos y otros lugares hicieron historia.

 


[1] Para una lectura profunda sobre la legislación respecto a los gitanos en España se recomienda Alejandro MARTÍNEZ: La condición social y jurídica de los gitanos en la legislación histórica española: a partir de la pragmática de los Reyes Católicos de 1499, Granada, Universidad de Granada, 2007. En cuanto a la regulación del paso de gitanos a las Américas ha de consultarse Antonio GÓMEZ: “Veto español a la presencia de gitanos en el Nuevo Mundo” en ÍD: Escritos sobre gitanos, Sabadell, Asociación de Enseñantes con Gitanos, 2010.

[2] Relato de una conversación mantenida con un gitano viejo argentino cuya familia de origen caló se remonta a las migraciones de mitades del siglo XIX. Entrevista realizada como parte del trabajo de campo e historia oral en Argentina el 20 de febrero de 2020.

[3] Este testimonio no es el único que alude a los polizones como forma de llegar a las Américas, ya que es un recurso muy común en las narrativas de inmigración y exilio que, en ocasiones, se pliegan más al mito que a la realidad. Sobre ello puede consultarse Pablo BRIAND: “Los polizones, un mito genealógico”, Cuadernos de Genealogía, nº 7 (2010), pp. 19-22.

[4] Un primer estudio sobre las migraciones gitanas a la Argentina se puede encontrar en Rafael BUHIGAS JIMÉNEZ: “La inmigración gitana “oficial” a la Argentina a través del caso de migrantes rom por vía marítima entre 1911 y 1947” [EN REVISIÓN PARA PUBLICACIÓN].

[5] Patricia GALLETTI: “Límites y posibilidades de una identidad glocal. Los gitanos españoles exiliados del franquismo en Argentina”, Academia. Recuperado de internet (https://bit.ly/3cPCPD2).

[6] Un estudio sobre la distribución espacial y el movimiento migratorio de esta comunidad podrá encontrarse en Rafael BUHIGAS JIMÉNEZ: “Habitar la gran ciudad. Estudio comparado sobre la distribución espacial de los gitanos en Madrid y Buenos Aires (1940-1990)” [EN REVISIÓN PARA PUBLICACIÓN]. Para aproximarse al estudio antropológico del espacio urbano en estas comunidades se recomienda Julieta PACHECO: Negociando la otredad. Los usos permitidos de la diversidad y la estigmación de la diferencia en el espacio público urbano. Etnografiando los procesos de reelaboración identitaria a través del caso de los gitanos caló en la ciudad de Buenos Aires, Tesis de Grado, Universidad de Buenos Aires, 2009.

[7] Relato de una conversación mantenida con un gitano viejo argentino cuya familia de origen caló se remonta a las migraciones de mitades del siglo XIX. Entrevista realizada como parte del trabajo de campo e historia oral en Argentina el 20 de febrero de 2020.

[8] Excepto las fuentes orales estrictamente citadas que pertenecen al autor o las fuentes hemerográficas, el resto de información está cedida por el historiador del arte, José María Ruiz Fuentes, quien recoge “datos de muy buenas fuentes” en su página “El Arte de Vivir el Flamenco”. La información concreta de El Luis, por tanto, está rescatada de https://elartedevivirelflamenco.com/cancionespanola105.html. Con la entrada en esta plataforma de Hypotheses se pretende añadir información al estudio de su biografía mediante la contrastación hemerográfica y las fuentes orales del trabajo de campo en Argentina.

[9] Relato de una conversación mantenida con un gitano viejo argentino cuya familia de origen caló se remonta a las migraciones de mitades del siglo XIX. Entrevista realizada como parte del trabajo de campo e historia oral en Argentina el 20 y el 22 de febrero de 2020.


Anexo

Álbumes

  • 1976 – El Luis
  • 1978 – Solo
  • 1981 – Gitano Soul
  • 1991 – Vis a vis

Recopilatorios

  • 2000 – Yo te lo digo cantando
  • 2002 – Todas sus grabaciones (1976–1991)

Singles

  • Yo te lo digo cantando
  • Beibe, no huyas más
  • Pero qué es triste llorar y llorar
  • Solo
  • Llorando
  • Oh, Libertad

 

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.