Nomenclatura para designar a los gitanos. Guía aproximativa para la identificación y organización de grupos.

Estimación de la población gitana en Europa (gris 0%, verde oliva 5% y verde 10%). Fuente: Consejo de Europa.

El lector debe saber que el documento presentado a continuación no se trata de un estudio cerrado y, por tanto, es susceptible de ser corregido con el tiempo. A mi particular buzón de investigador llegan repetidamente una serie de preguntas sobre cómo designar a los gitanos en trabajos académicos. Por ello, a modo de guía aproximativa a lo que suele ser mi respuesta, a lo largo de esta entrada expondré algunas reflexiones, claves y datos. Este tipo de cuestiones han sido tratadas de manera mucho más profusa en investigaciones de largo recorrido, principal pero no exclusivamente en el ámbito filológico. En caso de querer profundizar en ello se puede consultar con el autor.


1. Introducción.

Esta entrada tiene como objetivo ofrecer algunos datos para enfrentarse a ciertas preguntas. ¿Qué y quiénes son los gitanos? ¿hay diferentes grupos? ¿cómo puedo identificarlos? ¿por qué en la literatura o en la prensa los llaman de otras formas? Si bien, antes de resolver estos interrogantes y otros muchos en profundidad, es conveniente tener constancia del complejo organigrama que se despliega cuando pensamos en la nomenclatura utilizada para denominar a “los gitanos”. Por todo ello, esta entrada tiene como finalidad presentar una panorámica a partir de las formas con las que se ha referido o se puede referir a “los gitanos” para, en último término, dar cuenta de la complejidad que reviste responder a dichas preguntas.

Antes de pasar a la enumeración de las posibles acepciones, a mi juicio es fundamental tener presente las siguientes cuestiones:

1. Jean Pierre Liégeois resaltó la multiplicidad de direcciones asumida por la diáspora primigenia gitana que partió de la India en el siglo XI. Esta última, a su vez, se fragmentó históricamente en cada país provocando que la identidad gitana inicial experimentase una fuerte transformación en su continuidad. Por esto último, el sociólogo francés trazó una defensa poniendo en diálogo ambas proposiciones con relación a la construcción étnica. Este testigo lo recogió el historiador inglés David Mayall sacando a relucir que la vista caleidoscópica que ha de asumirse a la hora de contemplar al colectivo gitano debe traducirse en el entendimiento de un dinamismo identitario. Así, Liégois y Mayall, sintetizaron como herramienta de análisis para abordar la construcción étnica, el hecho mismo de que existía una fuerte división en el seno de la vida cotidiana de los gitanos. Esto se ha ratificado en el trabajo de campo revelando que dicha división antropológica es un elemento conocido dentro de las propias comunidades. En definitiva, existe una multitud de “grupos gitanos” yuxtapuestos entre sí. Ahora bien, como añaden György Csepeli y David Simon, los elementos transversales que se manifiestan, parcial o totalmente, en todos esos “grupos gitanos”, contraen en la cultura dominante una idea que es percibida como universal. Por tanto, es en este último matiz donde radica el problema, ya que la teoría de las múltiples facetas de los gitanos se obvia en la hegemonía cultural practicada tanto por los discursos de poder emitidos por las autoridades como en los medios de difusión públicos, con mayor intensidad desde la literatura, la prensa decimonónica y los proyectos higienistas.[1]

2. Con relación a esto último, debe tenerse en cuenta que la forma de denominar a los gitanos procede de dos ámbitos diferentes pero no exentos de tomar préstamos entre sí y de que estos sean aplicados erróneamente. Por un lado, se encuentra la clasificación científica, realizada principalmente desde la filología y la antropología. Por otro, aquellas acepciones acuñadas dentro de la literatura, la prensa, la medicina higienista y otros espacios de divulgación que, desde siglos atrás, han utilizado referencias biográficas, toponimias, atributos o adjetivos para designar a los gitanos bajo los parámetros de la colonialidad paya. La cual, en comunión con la necesidad de homogeneizar los relatos y sofisticar la persecución a unas formas de vida concretas, diluyó la diversidad en esa idea universal que mencionábamos, construida muchas veces a partir de las definiciones dadas por los dos ámbitos señalados en este punto.

3. En tercer lugar y guardando, de nuevo, una íntima relación con los puntos anteriores, hay que destacar el hecho de que la exportación de “lo gitano” como una idea universal para identificar a ciertos individuos de un grupo se ha traducido en su uso para aglutinar a otros muchos colectivos sociales y étnicos que sin ser gitanos acaban siendo leídos como tales. En algunos casos, estos grupos pueden compartir algunos rasgos culturales pero este no es el motivo por el que se aglutinan bajo la misma denominación. Las razones de esto último residen, nuevamente, en la proyección de una visión colonial, aferrada a un tipo de moral concreta. Esta última tiende a homogeneizar las diferencias, centrifugando así la diversidad étnica, bajo los parámetros de lo que la sociedad mayoritaria considera “retraso”, “miseria” o “costumbres no civilizadas”.

2. Una identidad global desde el reconocimiento político y el derecho a la memoria.

Ante la celebración del Primer Congreso Mundial Gitano (1971), se acordó, a grandes rasgos, una lengua, una bandera y una denominación en común. Los “gitanos” pasaban a ser “romaníes” postulándose así ante el “nuevo mundo” salido de la Segunda Guerra Mundial, el cual parecía querer reconocer, por fin, ante el ejercicio moral de saldar cuentas con las víctimas del horror, la historia de persecución sufrida por esta y otras minorías[2]. Este hecho ha marcado que en investigaciones realizadas dentro del seno de los estudios gitanos, principalmente en aquellos lugares donde la teoría decolonial tiene un arraigo mayor, como América latina o algunas áreas de investigación académica en Gran Bretaña, se introduzca la mayúscula, “Gitano” o “Gypsy people”, para diferenciar “gitano” o “gypsy” en un sentido peyorativo.

“Ilustración del pintor gitano albano Ferdinand Koci en la que satiriza el modo en que los “científicos” ven las variantes dialectales romaníes”. Imagen rescatada de la investigación del sociólogo gitano Nicolás Jiménez González.

3. Los diferentes grupos gitanos a partir de una panorámica general basada en la dispersión geográfica.

La transnacionalidad que resultó de la diáspora inicial salida de la India se puede concretar, como norma general, en cuatro grupos diferenciados entre sí teniendo en cuenta la dispersión geográfica. A pesar del sentimiento de unidad que se estableció con la asunción de la “identidad romaní”, la realidad es que muchos grupos no se sienten reconocidos dentro de la misma. Esto se debe a que, más allá del idioma, extinto en el caso de España y cuyos únicos retazos se condensan en el dialecto caló, hay una serie de razones culturales que permiten la diferenciación. Todavía queda un largo camino en que realizar exámenes más aproximados a las dimensiones antropológicas y estudios microhistóricos con que rastrear las diferencias entre los grupos planteando un mapa identitario más consistente. Tal y como puede verse en la siguiente ilustración, los cuatro grupos que existen son los Calós, los Sinti-Manouches, los Roms y los Doms. Algunos de ellos trascendieron los límites europeos con mayor intensidad, por ejemplo los Calós y los Roms, siendo estos dos últimos grupos de quienes más registros se tienen en el continente americano.

              • Calós
              • Roms
              • Sinti/Manouches
              • Doms

Para finalizar este apartado, se enumeran algunas de las principales traducciones de “gitano” a otros idiomas y que se pueden encontrar aplicadas erróneamente como sinónimo, pese a que significan lo mismo. ¿Qué quiere decir esto? Por ejemplo, durante mucho tiempo la prensa española utilizaba “cíngaros”, traduciendo el “zingari” de Italia. Aunque gitanos y zingari se refieran a lo mismo, en España se acabó interpretando que cíngaros y gitanos eran dos grupos distintos. Si bien, la complejidad no acaba aquí. Los zingari italianos (cíngaros) no eran caló como los gitanos españoles, sino que eran rom o sinti. ¿Y qué eran entonces los cíngaros para los divulgadores españoles, rom, sinti o caló? Pues ninguna de estas denominaciones, los clasificaban como “húngaros” pensando que los gitanos en general procedían de Hungría por el imaginario social generado durante un tiempo en la prensa española. Con esta breve problematización se puede ver la magnitud del asunto y el craso error que se comete al no contemplar la complejidad que alberga.

  • Español = Gitanos
  • Francés = Tsiganes
  • Alemán = Zigeuners
  • Inglés = Gypsies
  • Italiano = Zingari
  • Ruso = Tsygane (цыгане)
  • Húngaro = Ciganyoks
  • Rumano = ţiganii
  • Portugés/Brasileño = Ciganos

A todo ello, hay que sumarle el hecho de que muchos grupos son denominados gitanos sin serlo, por ejemplo los mercheros (mal llamados quinquis) o agotes en España, los travellers en Reino Unido e Irlanda, así como los yeniches en Alemania. Esto es a lo que nos referíamos en el punto tercero de la introducción.

De izquierda a derecha se presentan las fotografías de la familia merchera de Eleuterio Sánchez (a) El Lute; una familia de travellers irlandeses y dos hombres yeniches en Alemania.

4. La clasificación se complica a razón del análisis lingüístico y las prácticas culturales.

Cuando nos preguntamos sobre qué y quiénes son los gitanos la pregunta inicial ante la sorpresa que despiertan dichos interrogantes es cuestionarse, a su vez, sobre el lugar de procedencia de estos individuos que, como ya se ha visto, responden a un patrón caleidoscópico en que la diáspora gitana no se presenta con unicidad y exclusividad, sino que se fragmenta respondiendo a diferentes construcciones étnicas en función de la coyuntura que ampare al grupo gitano concreto. Algo que se complica enormemente teniendo en cuenta que los gitanos, como otros colectivos itinerantes, produjeron pocas fuentes escritas por ellos en la historia. Por todo lo anterior, no es raro que gran parte de los estudios iniciales se orientaran a debatir sobre el origen, la procedencia y las migraciones vinculadas a los gitanos. La certeza básica de la que han partido los distintos estudios dentro de esta línea de investigación ha sido la de la especulación, tomando como punto de partida la filología. Al igual que la división propia de la diáspora, el “idioma de los gitanos” también se descompuso en varios ejes geográficos, entre los que pueden destacarse el europeo, el armenio y el asiático, por sus marcadas características propicias a establecer diferencias.

Más allá de los grupos generales que son localizables a partir de la distribución geográfica a lo ancho y largo del mundo, el análisis lingüístico permite diferenciar diversos subgrupos. Por otra parte, las prácticas culturales, como la vinculación religiosa o el trabajo, son elementos etnológicos que muestran diferencias para concretar la clasificación en otro sentido. Además, en última instancia, debe tenerse en cuenta que tanto el registro lingüístico como las prácticas culturales son razones de peso que actúan endógenamente dentro de las comunidades gitanas para establecer sus propias consideraciones en torno a quiénes son o no gitanos. Esto no sólo complica la inevitable reinterpretación que el investigador hace a partir de los hechos, sino que también dificulta la construcción y pervivencia del conjunto de memorias generadas dentro de las comunidades gitanas.

Por todo ello, a modo de somero organigrama, resultaría lo siguiente[3]:

EUROPA Y AMÉRICAS / ASIA Y ÁFRICA

1. KALDERASH (ROM y DOM).

Fundamentalmente situados en Centroeuropa desde donde migraron a otros continentes.

  • Lovari: en algunos lugares se les conoce como Húngaros al tener este país como punto central de la inmigración.
  • Boyhas (también denominados Rudari [Ludari], Lingurariy Zlătari): principalmente situados en la zona de Transilvania, se pueden encontrar en Rumania, Hungría, Croacia, Eslovaquia y los Balcanes. Estos son quienes han llegado en mayor número a las Américas, concretamente a México, Argentina, Colombia y Perú.
  • Luri: su nombre se debe a una tribu de la India y se considera que son el grupo originario junto al grupo general Dom.
  • Churari: guardan poca relación con el resto de los grupos y se encuentran separados.
  • Turcos o Americanos: protagonizaron un flujo de inmigración entre Turquía y los Estados Unidos, si bien hay un contingente importante en Canadá.

* De manera transversal a estos grupos encontraríamos al grupo conocido como “gitanos musulmanes”. Estos se encuentran en Grecia, Rusia, Rumanía, Croacia y Crimen. Más allá de Europa se encuentran también en Siria y otros países afroasiáticos. Este grupo es paradigmático del conflicto que venimos planteando, ya que no son reconocidos como gitanos por los payos cristianos ni por los gitanos cristianos, los cuales les denominan Horahane Roma, Khorakhane, Xoraxane, Kharokane, Xoraxai, entre otros.

Kalderash, probablemente Lovari (1865). Fotografía extraída de Jerzy FICOWSKI: The Gypsies in Poland, Poland, Interpress, 1989.

2. SINTI/MANOUCHES.

Normalmente se refiere a ellos como bohemios y de ahí la problemática en torno a la procedencia de la región checa en el imaginario popular, así como su aparente vinculación mística y natural con las artes. La denominación como sintis se debe a su asentamiento original junto al río indio Sind.

  • Valsinake o Sinti Franceses.
  • Gaygikanes o Sinti Alemanes.
  • Piamontesi o Sinti Italianos.

Gaygikanes o Sinti alemanes. Fotografía contemporánea extraída del Archivo Federal Alemán. 

3. ‘GITANOS’ (CALÓS).

Estos hacen referencia a los grupos asentados tradicionalmente en la Península Ibérica, en África del Norte y algunas zonas europeas como territorios o barrios en Francia y Reino Unido.

  • Andaluces.
  • Catalanes.
  • Castellanos (incluye al norte español).

Mujeres gitanas andaluzas en el Sacromonte de Granada. Extraído de Hemeroteca ABC.

4. DOMS.

En China también encontramos evidencias, donde son conocidos como “bohemios” por las prácticas que realizaban. Se establece, pues, una correlación interesante con el caso europeo. La denominación común es Jípǔ sài rén (吉普赛人). En el caso japonés sería Jipushī (ジプシー). A estos lugares llegarían como parte de una larga inmigración. Actualmente no existen proyectos ni políticas de reconocimiento en dichos países.

Portada de un libro en japonés sobre gitanos, probablemente una traducción.

En ambos continentes predominan los “gitanos musulmanes” o Turkish Roma. Estos se encuentran en Grecia, Rusia, Rumanía, Croacia y Crimea. Más allá de Europa se encuentran también en Siria y otros países afroasiáticos. Este grupo es paradigmático del conflicto que venimos planteando, ya que no son reconocidos como gitanos por los payos cristianos ni por los gitanos cristianos, los cuales les denominan Horahane Roma, Khorakhane, Xoraxane, Kharokane, Xoraxai, entre otros. Esto último sucede de manera destacada con un subgrupo asiático conocido como Lyuli, gitanos musulmanes que ocupan especialmente las zonas de Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Uzbekistán y Turkmenistán, siendo rechazados como gitanos por la comunidad gitana rusa.

Gitanos  musulmanes de Bosnia hacia 1900. Fuentes desconocida.

Miembros del subgrupo Lyuli. Fotografía reciente de Aleksandr Barkovsky en Uzbekistán .

La frontera euroasiática es compleja al coexistir en muchos casos los grupos rom y dom con sus propios subgrupos. Así, frente a los Lyuli que acabamos de mencionar, encontramos a grupos que se diferencian de ellos como los Tavoktarosh (Kosatarosh, o Sogutarosh en Tayikistán), Mazang y Agha (llamados también Kashgarskie Lyuli). Estos últimos si eran considerados gitanos por otras comunidades.

Gitanos dom de origen sirio. Fotografía por Kemal Vural

Así mismo, para complejizar todavía más la cuestión, podemos ver la enorme diversidad a través de la enumeración que varios autores, como el historiador gitano Ian Hancock, recuperaron a través de las acepciones que se utilizaron en la literatura y fuentes del Oriente Medio, en ocasiones para referirse a un mismo grupo sin diferencias entre sí:

  • Alimah.
  • Abdal.
  • Aptal.
  • Awgon.
  • Awgon-Luli.
  • Baluji.
  • Banu Sassan.
  • Barake
  • Beluchi.
  •  Berberi.
  • Beshawan.
  • Bosha.
  • Catchar.
  • Djugi.
  • Dom.
  • Dshukihar.
  • Dummi.
  • Faij.
  • Fiuj.
  • Gavbar.
  • Geygel.
  • Goudari.
  • Ghagar.
  • Kentschlini.
  • Köcer.
  • Krishmal.
  • Luli.
  • Jat.
  • Kabuli.
  • Kaloro.
  • Kara-chi.
  • Tabriz.
  • Kara Luli.
  • Karashmar o Krismal.
  • Kasibar o Mugat.
  • Kenites.
  • Kersi.
  • Koli.
  • Koudji o Kochi.
  • Kouli.
  • Lom.
  • Lur.
  • Luri.
  • Massang.
  • Mazang.
  • Midreb.
  • Motribiyya.
  • Multani.
  • Mutrub.
  • Nawar
  • Odjuli.
  • Passewann.
  • Posha.
  • Qarabana o Qarabtu.
  • Qarachi.
  • Quenities.
  • Qorbati o Ghorbati.
  • Quf.
  • Rawazi.
  • Sagvand.
  • Sahsawan.
  • Sasan.
  • Sayabigeh.
  • Shurasti.
  • Sozan.
  • Suzmani.
  • Tat.
  • Tavoktarosh.
  • Zangi.
  • Zargari.
  • Zott.

5. Las denominaciones en el estudio de los gitanos españoles a través de las fuentes.

Llegados a este punto, el lector ya puede hacerse una idea en torno a que la complejidad que se venía defendiendo no era un asunto baladí. Si bien, las consultas que me llegan y el motivo por el cual quería presentar esta entrada nos remiten al caso español. Ya ha quedado claro que los gitanos españoles y portugueses son tradicionalmente los caló (castellanos, andaluces y catalanes como grandes subgrupos). Si bien, además de con motivo de los fuertes períodos de recepción de inmigrantes gitanos rom (sobre todo de Rumanía) como el acaecido en los años noventa del siglo XX, a lo largo de la historia contemporánea se pueden rastrear la presencia de otros grupos que llegaban en menor número a España y se mezclaban con los gitanos caló.

En las fuentes primarias que pueden leerse para la historia contemporánea, los gitanos aparecen presentados en un sentido homogéneo “gitanos” o “egiptanos”/“egipcianos” (etimológicamente el origen de la palabra, pues en un principio se pensaba que los gitanos procedían de Egipto). Sólo en algunas ocasiones se incide en la distinta procedencia especificando: “estos son gitanos de Hungría”, “estos gitanos procedentes de los Balcanes”,  entre otras, aunque tampoco deben tomarse como un imperativo categórico, pues los periodistas no solían acertar en sus identificaciones.

 El Heraldo de Madrid. 13-8-1928 y El Sol (Madrid. 1917). 1-7-1925

Ahora bien, frente a esto, como se especificó en la introducción, se pueden encontrar otra serie de acepciones acuñadas dentro de la literatura, la prensa, la medicina higienista y otros espacios de divulgación que, desde siglos atrás, han utilizado referencias biográficas, toponimias, atributos o adjetivos para designar a los gitanos bajo los parámetros de la colonialidad paya:

  • Cíngaros/Zíngaros: ya vimos que se trataba de un error de identificación.
  • Húngaros: al situar su procedencia en Hungría como lugar de origen.
  • Flamencos: con relación a su protagonismo dentro de este arte.
  • Flamenquistas: términos despectivos para referirse a los gitanos.
  • Bohemios: relativo al concepto místico y exótico de su cultura, así como a la idea formulada de que procedían de Francia y antes de Chequia.
  • Faraones: juego de palabras en referencia a la supuesta procedencia egipcia y ulteriormente utilizado de manera peyorativa para hablar de un supuesto acopio de oro.
  • Cañís: un concepto generado como sinónimo de gitano y para referirse a algo agitanado. Posteriormente, a grandes rasgos, se incorporó al relato nacional donde el exotismo se convertía en una clave central de la industria turística.
  • Gente del bronce: en referencia a sus actividades profesionales relacionados con la calderería y la herrería.
  • Caldereros: vinculado a una profesión histórica entre los gitanos, la calderería.
  • Brujas: para referirse en muchos contextos a mujeres gitanas que ejercían la adivinación.

«Gitanos rusos» en Madrid, Nuevo mundo (Madrid). 10-7-1915. Base de datos hemerográfica de Rafael Buhigas Jiménez.

Todos estos conceptos pueden ser pasados por altos en la investigación sin reparar en que pueden hacer referencia a la comunidad gitana. Además, es importante conocerlos para problematizarlos desde la investigación histórica, no sólo para deconstruirlos sino también como herramienta para acceder a realidades y contextos sublimados tras una denominación que, en gran parte de los casos, perseguía la burla y el insulto hacia los gitanos.

6. Epílogo.

En el caso de mi investigación pueden comprobar que utilizo indistintamente “gitanos” o “romaníes” como principales denominaciones. Con el paso del tiempo, he suprimido la utilización de sinónimos entre grupos o acepciones relativas a otras zonas geográficas, ya que la maduración de mi conocimiento sobre la materia me ha enseñado que la dimensión antropológica entre grupos es tan grande como la propia confusión que puede resultar en el trabajo de campo al aplicar esta relación de conceptos sin atender a la causalidad lingüística y antropológica. En otro orden de cosas, comprendo la introducción de la mayúscula y creo que es pertinente resaltar la diferencia en función del registro y/o del espacio en que estemos desarrollando el diálogo, si bien en el caso español el estudio todavía no ha alcanzado un desarrollo en que deba primar este debate. No obstante, creo que los contenidos de mi investigación y la evolución que toman las palabras en cada momento permiten identificar al estudioso de la materia a qué me refiero. A riesgo de poder equivocarme y ser corregido en futuras ocasiones, también creo que la aplicación del discurso y la narrativa generada en los años setenta dentro de la gran política al estudio de algunos aspectos de la historia como el arte en particular o las representaciones en general supone un obstáculo de base, ya que no permitiría diferenciar entre la construcción colonial y el relato de la memoria más reciente[4]. Por ejemplo, no se puede hablar del “Gitano” en un cuadro protagonizado por un “gitano”. Por todo ello, para encaminar la investigación de la mejor forma posible considero crucial tener en cuenta cuál es el objeto de estudio, así como delimitar minuciosamente los marcos temporales y espaciales. Todo ello teniendo como horizonte la inclusión de las voces gitanas y, en la medida de lo posible, la evaluación de las fuentes disponibles que permitan acceder al testimonio del autorretrato.


BREVE RELACIÓN BIBLIOGRÁFICA

La bibliografía sobre el tema es más amplia y procede, a grandes rasgos, de los estudios filológicos y antropológicos. Las obras que se presentan a continuación responden únicamente a las que se han manejado para publicar esta breve entrada como aproximación a un tema complejo. Como se decía, está último sólo pretende aclarar algunos aspectos relativos a la denominación de los gitanos problematizando la clasificación científica y la divulgación posterior.

BUHIGAS JIMÉNEZ, Rafael: “Los gitanos en la historia. Un estado de la cuestión transnacional hasta la actualidad (I) y (II)”, O Tchatchipen: lil ada trin tchona rodipen romani – Revista trimestral de investigación gitana, ISSN 1133-6420, nº. 101 y nº. 102, 2018, págs. 8-30 y págs. 4-33

BUHIGAS JIMÉNEZ, Rafael: Los gitanos en Madrid (1880-1936). Realidad y representación en los bajos fondos de la ciudad moderna. Madrid, Tesis de Máster, Universidad Complutense, 2018.

HANCOCK, Ian: Danger! Educated Gypsy: Selected Essays, Hertfordshire, University of Hertfordshire Press, 2010.

MARUSHIAKOVA, Helena y POPOV, Vesselin: Gypsies in Central Asia and the Caucasus, London, Palgrave Macmillan, 2016.

MARUSHIAKOVA, Helena et al.: Identity Formation among Minorities in the Balkans. The case s of Roms, Egyptians and Ashkali in Kosovo, Sofia, Studii Romani, 2001.

OPRISAN, Ana y GRIGORE, George: “The muslim gypsies in Romania”, Regional Issues – ISIM Newsletter, nº 8 (2001).

PATERNINA, Hugo Alejandro y GAMBOA, Juan Carlos. “Los gitanos: tras la huella de un pueblo nómade”, Nómadas, nº 10 (1999), pp. 156-170.

PIASERE, Leonardo: “La dimensione romaní” en Leonardo Piasere, I rom d’Europa: Una storia moderna, Italia, Editore Laterza, 2009.

SALAMANCA, Gastón: “Los gitanos y su lengua”, Revista de lingüística teórica y aplicada, nº 42 (2004), pp. 63-86.

KEMÉNY, István: “The Structure of Hungarian Roma Groups in Light of Linguistic Changes”, Regio-Minorities, Politics, Society-English Edition, nº 1 (2000), pp. 105-116.


[1] Una condensación de las investigaciones de estos autores puede encontrarse en David MAYALL: Gypsy Identities, 1500-2000. From Egipcyans and Moon-men to the Ethnic Romany, Londres, Routledge, 2004; Jean Pierre LIÉGEOIS: Roms et Tsiganes, Francia, La Découverte, 2009 y György CSEPELI y David SIMON: “Construction of Roma Identity in Eastern and Central Europe. Perception and Self-identificacion”, Journal of Ethnic and Migration Studies, nº. 1 (2004), pp. 129-150.

[2] Esta información puede ampliarse con Nicolás JIMÉNEZ: “¿Qué ocurrió en el Primer Congreso Mundial Gitano?”. Rescatado de https://pretendemosgitanizarelmundo.com/2018/04/10/que-ocurrio-en-el-primer-congreso-mundial-gitano/ También se recomienda consultar del autor, Nicolás JIMÉNEZ: “¿ El romanó, el caló, el romanó-kaló o el gitañol? Cincuenta y tres notas sociolingüísticas en torno a los gitanos españoles”, Anales de Historia Contemporánea nº 25 (2009), pp. 149-161. Además, se recomienda consultar Juan GAMELLA, Cayetano FERNÁNDEZ, Magdalena NIETO y Xavier ADIEGO: “La agonía de una lengua. Lo que queda del caló en el habla de los gitanos. Parte I. Métodos, fuentes y resultados generales”, Gazeta de Antropología, nº 27 (2011), pp.

[3] La principal clasificación se encuentra recogida en Jean Paul CLEBERT: Los Gitanos, Barcelona, Ediciones Orbis, 1985, p. 247.

[4] La política tiene una tendencia claramente eurocéntrica y excluyente respecto a la manifiesta diversidad de grupos gitanos en el mundo, no sólo percibida desde el escenario de la investigación sino defendida a nivel antropológico y epistemológico por miembros de las diferentes comunidades gitanas.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.