Un bien preciado frente al rechazo social… la relación entre los gitanos y el oro.

Alfonso Sánchez García se dedicó al reporterismo fotográfico dejando muchas evidencias de viviendas habitadas por gitanos en los bajos fondos madrileños. Fotografía contenida en el periódico La Voz. 6-6-1933 en que se encuentra la siguiente cita.

«En la otra ribera se distingue la populosa barriada de la carretera de Andalucía, formada por una heterogénea población de paradores, mesones, talleres, tabernas, merenderos, tiendas de todas clases y viviendas donde se mezclan casas de regular construcción con zaquizamíes habitados por “faraones”, donde la clase media y proletaria convive con marchantes, forasteros y con la raza gitana«.             

                                                                                La Voz. 6-6-1933


El tono burlesco y la sátira son dos cuestiones muy presentes en la narrativa de aquellos escritores que dedicaron tantos columnas de periódico como obras enteras a los gitanos. Una de las palabras más utilizadas por aquellos ha sido la de “faraones”, tal y como se puede comprobar en la cita que inaugura esta entrada.

El relato místico que vinculaba a los “egiptanos” [gitanos] a Egipto puede hacernos pensar en ese recurso apelativo que, posteriormente, se convirtió en un insulto satírico cuando se descubrió que aquellos peregrinos exóticos no portaban preciosas joyas monárquicas y que tampoco atesoraban grandes tierras en el continente africano. Sin embargo, el concepto de “faraones” siguió siendo utilizado por muchos cronistas que, en ocasiones, ni siquiera mencionaban la palabra gitanos sobreentiendo así a los miembros de esta etnia.

El Sol (Madrid. 1917). 1-7-1925

La burla que presentaba a los gitanos como faraones de chabolas infestas en los barrios bajos, con el tiempo ha abierto paso a una imagen donde se les representa como acaparadores de oro. Esto último ha pasado a integrar la estereotipia sociológica de la estampa gitana convirtiendo al gitano como un ser ávaro, codicioso y sibarita por naturaleza. Esta ofensa intencionada ha trascendido los tiempos y hoy se traduce en una memoria profundamente antigitana y orientalista dentro del imaginario colectivo. No obstante, como suele ser común, existen unas razones históricas que es preciso manifestar para deconstruir dicho relato.

Ahora. 9-1-1931

Como se observa en las páginas del diario español, algunos gitanos andaluces como el Tío Canijo, el gitano Heredia, el Velero, entre otros, se dedicaban a buscar oro en el Río Darro. Lo cierto es que muchos gitanos se dedicaban a esta actividad para nada sencilla que consistía en pasar largas horas a la intemperie sin la seguridad de obtener una recompensa. Uno de esos trabajos desplazados en el imaginario sobre el mercado laboral contemporáneo y que, como muchos otros, se relegaron a aquellos individuos que ocupaban los márgenes de la ciudad, en este caso el Sacromonte de Granada. Esto último se refleja en las palabras del articulista Juan Torres Díaz:

“Se refleja el hambre y la miseria en estas pobres gentes que caminan con dificultad, chapoteando sobre el fango de la orilla, hundidos los pies hasta los tobillos. Juan, cargado con la rústica cernidora a la espalda; los otros con las herramientas del oficio: cubos, cazuelas, palas… Y uno rompe a cantar:

Por el mismo rey del Moro,

No me cambiara yo,

Que no tengo ná

Y lo tengo tó”

He aquí la primera de las razones históricas que vinculan al gitano con el oro.

Dos fotografías extraídas de Ahora. 9-1-1931

Si bien, la razón principal que nos permite comprender la relación del gitano con el oro es la siguiente. La imposibilidad de invertir en inmuebles o terrenos, ya fuera por la carestía de estos o por la propia persecución histórica a esta comunidad, impedía generar una riqueza material en esos términos. Dicho en un sentido más coloquial, básicamente no había oportunidad para invertir y menos si el inversor se trataba de un individuo gitano que carecía de ciudadanía constitucional y legitimidad social ante el mundo payo. Por tanto, invertir en oro era una manera de traducir los ahorros en riqueza material frente a la movilidad y la imposibilidad de tener tierras, a lo que se sumaba una mayor seguridad ante el posible peligro de que les fuera requisado en redadas o durante expulsiones comunes a lo largo de los siglos.

En definitiva, lo que se ha expuesto en esta entrada permite observar cómo aplicando un enfoque distinto y atendiendo a razones históricas puede deconstruirse una sólida imagen forjada desde la otredad. Está última importante, pues fue el motivo por el cual, como dijera El Lebrijano, «no les temblaron las manos» a muchos payos que persiguieron a los gitanos hasta la saciedad y no por oro sino por no quererlos como miembros de su sociedad.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.