Todas las entradas de: Rafael Buhigas Jiménez

Acerca de Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

Círculo de Estudios Gitanos – «Racismo, desigualdades y resistencias» (JUNIO 2020)

Organiza:

Universidad Nacional de San Martín (Argentina)
Universidad Complutense de Madrid (España)

Coordinación científica:

Dña. Patricia Cecilia Galletti (Dra. en Antropología Social. Investigadora posdoctoral CESIA-IDAES-CONICET)
D. Rafael Buhigas Jiménez (Mg. en Historia Contemporánea. Investigador predoctoral UCM, becario internacional UNSAM-IDAES)

Contacto:

circulosdeestudiosgitanos@gmail.com


PRESENTACIÓN

La estigmatización de los Gitanos en la matriz de otredades occidental es producto de un largo proceso de más de cinco siglos, iniciado en el siglo XIV, a partir del encuentro entre las sociedades europeas y los grupos gitanos o romaníes, cuyo origen puede rastrearse -según estudios históricos y lingüísticos- en una antigua diáspora india, en torno al siglo XI. La persecución de los Gitanos y otros grupos de origen nómada puede ser vinculada al surgimiento del capitalismo como modo de producción de riquezas y a un orden colonial de jerarquías raciales como marco de justificación de las desigualdades. En este círculo proponemos debatir el origen de esta “diferencia colonial” y los efectos de igualdad/desigualdad de las políticas públicas y de reconocimiento étnico actuales destinadas a Gitanos, así como los modos subalternos en que éstos han respondido al poder de normalización, resistiendo o adhiriendo a las pautas de reconocimiento impuestas por la hegemonía.

Las sesiones tendrán lugar de forma virtual entre 15:00-16:00 (hora argentina) y 20:00-21:00 (hora española).


PROGRAMA

Miércoles 3 de junio 2020

Matrices representacionales hegemónicas acerca de “lo gitano”

En este encuentro se abordará una breve historia de los Gitanos y el origen colonial de la matriz de desigualdad, que reproduce imaginarios y estereotipos negativos acerca de “lo gitano”, traducidas en experiencias subalternas gitanas de desigualdad persistente.

Bibliografía:

  • Aparicio Gervás, Jesús María. “Breve recopilación sobre la historia del Pueblo Gitano: desde su salida del Punjab, hasta la Constitución Española de 1978” en Revista interuniversitaria de formación del profesorado, nº. 55 (2006), pp. 141-162.
  • Galletti, Patricia Cecilia. “Configuraciones sociohistóricas de ‘lo gitano’ en Occidente” en En Expulsión, refugismo y decolonialidad. ¿Es la crisis de refugiados consecuencia necesaria de prácticas colonialistas?, Casa Editorial y Revista Analéctica, Buenos Aires (2020), pp. 47-58.

Miércoles 10 de junio 2020

8 de Abril: el “Día Internacional del Pueblo Gitano”

Contenido (hasta 3 renglones en Arial 11): Proyección del documental “Vergüenza y Respeto” de Tomás Lipgot y análisis de registro etnográfico sonoro del referente caló argentino José Campos Santiago. Debate sobre el reconocimiento global gitano/romaní y algunas respuestas subalternas que éste suscita.

Bibliografía:

  • Galletti, Patricia Cecilia. “Reconocimientos globales, reparaciones locales y (des)igualdad: el Día Internacional del Pueblo Gitano en la Ciudad de Valladolid. España”. [Bajo revisión].

Miércoles 17 de junio 2020

La gobernanza de la “diferencia gitana” a partir de la posguerra de la Segunda Guerra Mundial

Se abordarán las políticas globales de gobierno de la diferencia gitana en el espacio europeo y mundo occidental (enfoques multiculturales y/o interculturales), desarrolladas por los organismos supranacionales surgidos a partir de la posguerra de la Segunda Guerra Mundial.

Bibliografía:

  • Galletti, Patricia Cecilia. “Algunos apuntes genealógicos sobre multiculturalismo”. En Normalización, colonialidad en espejo y resistencia pasiva: la situación de los Gitanos en Valladolid, España. Tesis doctoral, Instituto de Altos Estudios Sociales, Universidad Nacional de San Martín, 2019, pp. 147-157.
  • Buhigas Jiménez, Rafael. “Conflicto, cultura política y resistencia cotidiana de los gitanos de Madrid (1874-1936) en Neyra ALVARADO (ed.): Gitanos entre Europa y las Américas. Creatividad e innovación en los procesos de inmersión, dispersión e ilegitimidad, México, El Colegio de San Luís Editorial, 2020 [en imprenta].

Miércoles 24 de junio 2020

Nomadismo, sedentarización y guetos: trayectorias gitanas de segregación socioespacial

En este encuentro se abordará la relación entre el Estado, los Gitanos y el espacio. Desde el nomadismo a la sedentarización forzada como consecuencia de la puesta en práctica de dispositivos de control estatal. Se analizarán casos de estudio, en Madrid y Buenos Aires.

Bibliografía:

  • Galletti, Patricia Cecilia. “De nómades a habitantes del gueto. Sedentarización forzada, control estatal y trayectorias colectivas de segregación socioespacial”. En Normalización, colonialidad en espejo y resistencia pasiva: la situación de los Gitanos en Valladolid, España. Tesis doctoral, Instituto de Altos Estudios Sociales, Universidad Nacional de San Martín, (2019), pp. 207-215
  • Buhigas Jiménez, Rafael. “Los otros madrileños. El conflicto por la vivienda de los gitanos en la capital (1950-1986)” [en revisión].
  • Pacheco, Julieta. “Espacio público como escenario de conflictos”, en Negociando la otredad. Los usos permitidos de la diversidad y la estigmatización de la diferencia en el espacio público urbano. Etnografiando los procesos de reelaboración identitaria a través del caso de los gitanos caló en la ciudad de Buenos Aires, Tesis de Grado, Universidad de Buenos Aires, 2009, pp. 51-65.

Miércoles 1 de julio 2020

Gitanos y Educación. Integracionismo, exclusión y los enfoques de la interculturalidad

A partir del caso español se pondrán en discusión los planes educativos históricos y actuales destinados a Gitanos, problematizando la relación entre minorías étnicas y educación hegemónica.

Bibliografía:

  • Abajo Alcalde, José Eugenio; Prior, Pedro & De la Torre, Valentina. ¿Hay que incluir en el currículo la historia y cultura del Pueblo Gitano y la crítica al racismo? Revista Asociación de Enseñantes con Gitanos. nº 34 (2019).
  • Aparicio Gervás, Jesús María & Tilley Bilbao, Charles David “Ciganos e educação: um desafio para a construção da sociedade espanhola do século XXI”. OPSIS, Goiás, vol. 14, (2014), pp. 240-254.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

Un bien preciado frente al rechazo social… la relación entre los gitanos y el oro.

Alfonso Sánchez García se dedicó al reporterismo fotográfico dejando muchas evidencias de viviendas habitadas por gitanos en los bajos fondos madrileños. Fotografía contenida en el periódico La Voz. 6-6-1933 en que se encuentra la siguiente cita.

«En la otra ribera se distingue la populosa barriada de la carretera de Andalucía, formada por una heterogénea población de paradores, mesones, talleres, tabernas, merenderos, tiendas de todas clases y viviendas donde se mezclan casas de regular construcción con zaquizamíes habitados por “faraones”, donde la clase media y proletaria convive con marchantes, forasteros y con la raza gitana«.             

                                                                                La Voz. 6-6-1933


El tono burlesco y la sátira son dos cuestiones muy presentes en la narrativa de aquellos escritores que dedicaron tantos columnas de periódico como obras enteras a los gitanos. Una de las palabras más utilizadas por aquellos ha sido la de “faraones”, tal y como se puede comprobar en la cita que inaugura esta entrada.

El relato místico que vinculaba a los “egiptanos” [gitanos] a Egipto puede hacernos pensar en ese recurso apelativo que, posteriormente, se convirtió en un insulto satírico cuando se descubrió que aquellos peregrinos exóticos no portaban preciosas joyas monárquicas y que tampoco atesoraban grandes tierras en el continente africano. Sin embargo, el concepto de “faraones” siguió siendo utilizado por muchos cronistas que, en ocasiones, ni siquiera mencionaban la palabra gitanos sobreentiendo así a los miembros de esta etnia.

El Sol (Madrid. 1917). 1-7-1925

La burla que presentaba a los gitanos como faraones de chabolas infestas en los barrios bajos, con el tiempo ha abierto paso a una imagen donde se les representa como acaparadores de oro. Esto último ha pasado a integrar la estereotipia sociológica de la estampa gitana convirtiendo al gitano como un ser ávaro, codicioso y sibarita por naturaleza. Esta ofensa intencionada ha trascendido los tiempos y hoy se traduce en una memoria profundamente antigitana y orientalista dentro del imaginario colectivo. No obstante, como suele ser común, existen unas razones históricas que es preciso manifestar para deconstruir dicho relato.

Ahora. 9-1-1931

Como se observa en las páginas del diario español, algunos gitanos andaluces como el Tío Canijo, el gitano Heredia, el Velero, entre otros, se dedicaban a buscar oro en el Río Darro. Lo cierto es que muchos gitanos se dedicaban a esta actividad para nada sencilla que consistía en pasar largas horas a la intemperie sin la seguridad de obtener una recompensa. Uno de esos trabajos desplazados en el imaginario sobre el mercado laboral contemporáneo y que, como muchos otros, se relegaron a aquellos individuos que ocupaban los márgenes de la ciudad, en este caso el Sacromonte de Granada. Esto último se refleja en las palabras del articulista Juan Torres Díaz:

“Se refleja el hambre y la miseria en estas pobres gentes que caminan con dificultad, chapoteando sobre el fango de la orilla, hundidos los pies hasta los tobillos. Juan, cargado con la rústica cernidora a la espalda; los otros con las herramientas del oficio: cubos, cazuelas, palas… Y uno rompe a cantar:

Por el mismo rey del Moro,

No me cambiara yo,

Que no tengo ná

Y lo tengo tó”

He aquí la primera de las razones históricas que vinculan al gitano con el oro.

Dos fotografías extraídas de Ahora. 9-1-1931

Si bien, la razón principal que nos permite comprender la relación del gitano con el oro es la siguiente. La imposibilidad de invertir en inmuebles o terrenos, ya fuera por la carestía de estos o por la propia persecución histórica a esta comunidad, impedía generar una riqueza material en esos términos. Dicho en un sentido más coloquial, básicamente no había oportunidad para invertir y menos si el inversor se trataba de un individuo gitano que carecía de ciudadanía constitucional y legitimidad social ante el mundo payo. Por tanto, invertir en oro era una manera de traducir los ahorros en riqueza material frente a la movilidad y la imposibilidad de tener tierras, a lo que se sumaba una mayor seguridad ante el posible peligro de que les fuera requisado en redadas o durante expulsiones comunes a lo largo de los siglos.

En definitiva, lo que se ha expuesto en esta entrada permite observar cómo aplicando un enfoque distinto y atendiendo a razones históricas puede deconstruirse una sólida imagen forjada desde la otredad. Está última importante, pues fue el motivo por el cual, como dijera El Lebrijano, «no les temblaron las manos» a muchos payos que persiguieron a los gitanos hasta la saciedad y no por oro sino por no quererlos como miembros de su sociedad.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

Nomenclatura para designar a los gitanos. Guía aproximativa para la identificación y organización de grupos.

Estimación de la población gitana en Europa (gris 0%, verde oliva 5% y verde 10%). Fuente: Consejo de Europa.

El lector debe saber que el documento presentado a continuación no se trata de un estudio cerrado y, por tanto, es susceptible de ser corregido con el tiempo. A mi particular buzón de investigador llegan repetidamente una serie de preguntas sobre cómo designar a los gitanos en trabajos académicos. Por ello, a modo de guía aproximativa a lo que suele ser mi respuesta, a lo largo de esta entrada expondré algunas reflexiones, claves y datos. Este tipo de cuestiones han sido tratadas de manera mucho más profusa en investigaciones de largo recorrido, principal pero no exclusivamente en el ámbito filológico. En caso de querer profundizar en ello se puede consultar con el autor.


1. Introducción.

Esta entrada tiene como objetivo ofrecer algunos datos para enfrentarse a ciertas preguntas. ¿Qué y quiénes son los gitanos? ¿hay diferentes grupos? ¿cómo puedo identificarlos? ¿por qué en la literatura o en la prensa los llaman de otras formas? Si bien, antes de resolver estos interrogantes y otros muchos en profundidad, es conveniente tener constancia del complejo organigrama que se despliega cuando pensamos en la nomenclatura utilizada para denominar a “los gitanos”. Por todo ello, esta entrada tiene como finalidad presentar una panorámica a partir de las formas con las que se ha referido o se puede referir a “los gitanos” para, en último término, dar cuenta de la complejidad que reviste responder a dichas preguntas.

Antes de pasar a la enumeración de las posibles acepciones, a mi juicio es fundamental tener presente las siguientes cuestiones:

1. Jean Pierre Liégeois resaltó la multiplicidad de direcciones asumida por la diáspora primigenia gitana que partió de la India en el siglo XI. Esta última, a su vez, se fragmentó históricamente en cada país provocando que la identidad gitana inicial experimentase una fuerte transformación en su continuidad. Por esto último, el sociólogo francés trazó una defensa poniendo en diálogo ambas proposiciones con relación a la construcción étnica. Este testigo lo recogió el historiador inglés David Mayall sacando a relucir que la vista caleidoscópica que ha de asumirse a la hora de contemplar al colectivo gitano debe traducirse en el entendimiento de un dinamismo identitario. Así, Liégois y Mayall, sintetizaron como herramienta de análisis para abordar la construcción étnica, el hecho mismo de que existía una fuerte división en el seno de la vida cotidiana de los gitanos. Esto se ha ratificado en el trabajo de campo revelando que dicha división antropológica es un elemento conocido dentro de las propias comunidades. En definitiva, existe una multitud de “grupos gitanos” yuxtapuestos entre sí. Ahora bien, como añaden György Csepeli y David Simon, los elementos transversales que se manifiestan, parcial o totalmente, en todos esos “grupos gitanos”, contraen en la cultura dominante una idea que es percibida como universal. Por tanto, es en este último matiz donde radica el problema, ya que la teoría de las múltiples facetas de los gitanos se obvia en la hegemonía cultural practicada tanto por los discursos de poder emitidos por las autoridades como en los medios de difusión públicos, con mayor intensidad desde la literatura, la prensa decimonónica y los proyectos higienistas.[1]

2. Con relación a esto último, debe tenerse en cuenta que la forma de denominar a los gitanos procede de dos ámbitos diferentes pero no exentos de tomar préstamos entre sí y de que estos sean aplicados erróneamente. Por un lado, se encuentra la clasificación científica, realizada principalmente desde la filología y la antropología. Por otro, aquellas acepciones acuñadas dentro de la literatura, la prensa, la medicina higienista y otros espacios de divulgación que, desde siglos atrás, han utilizado referencias biográficas, toponimias, atributos o adjetivos para designar a los gitanos bajo los parámetros de la colonialidad paya. La cual, en comunión con la necesidad de homogeneizar los relatos y sofisticar la persecución a unas formas de vida concretas, diluyó la diversidad en esa idea universal que mencionábamos, construida muchas veces a partir de las definiciones dadas por los dos ámbitos señalados en este punto.

3. En tercer lugar y guardando, de nuevo, una íntima relación con los puntos anteriores, hay que destacar el hecho de que la exportación de “lo gitano” como una idea universal para identificar a ciertos individuos de un grupo se ha traducido en su uso para aglutinar a otros muchos colectivos sociales y étnicos que sin ser gitanos acaban siendo leídos como tales. En algunos casos, estos grupos pueden compartir algunos rasgos culturales pero este no es el motivo por el que se aglutinan bajo la misma denominación. Las razones de esto último residen, nuevamente, en la proyección de una visión colonial, aferrada a un tipo de moral concreta. Esta última tiende a homogeneizar las diferencias, centrifugando así la diversidad étnica, bajo los parámetros de lo que la sociedad mayoritaria considera “retraso”, “miseria” o “costumbres no civilizadas”.

2. Una identidad global desde el reconocimiento político y el derecho a la memoria.

Ante la celebración del Primer Congreso Mundial Gitano (1971), se acordó, a grandes rasgos, una lengua, una bandera y una denominación en común. Los “gitanos” pasaban a ser “romaníes” postulándose así ante el “nuevo mundo” salido de la Segunda Guerra Mundial, el cual parecía querer reconocer, por fin, ante el ejercicio moral de saldar cuentas con las víctimas del horror, la historia de persecución sufrida por esta y otras minorías[2]. Este hecho ha marcado que en investigaciones realizadas dentro del seno de los estudios gitanos, principalmente en aquellos lugares donde la teoría decolonial tiene un arraigo mayor, como América latina o algunas áreas de investigación académica en Gran Bretaña, se introduzca la mayúscula, “Gitano” o “Gypsy people”, para diferenciar “gitano” o “gypsy” en un sentido peyorativo.

“Ilustración del pintor gitano albano Ferdinand Koci en la que satiriza el modo en que los “científicos” ven las variantes dialectales romaníes”. Imagen rescatada de la investigación del sociólogo gitano Nicolás Jiménez González.

3. Los diferentes grupos gitanos a partir de una panorámica general basada en la dispersión geográfica.

La transnacionalidad que resultó de la diáspora inicial salida de la India se puede concretar, como norma general, en cuatro grupos diferenciados entre sí teniendo en cuenta la dispersión geográfica. A pesar del sentimiento de unidad que se estableció con la asunción de la “identidad romaní”, la realidad es que muchos grupos no se sienten reconocidos dentro de la misma. Esto se debe a que, más allá del idioma, extinto en el caso de España y cuyos únicos retazos se condensan en el dialecto caló, hay una serie de razones culturales que permiten la diferenciación. Todavía queda un largo camino en que realizar exámenes más aproximados a las dimensiones antropológicas y estudios microhistóricos con que rastrear las diferencias entre los grupos planteando un mapa identitario más consistente. Tal y como puede verse en la siguiente ilustración, los cuatro grupos que existen son los Calós, los Sinti-Manouches, los Roms y los Doms. Algunos de ellos trascendieron los límites europeos con mayor intensidad, por ejemplo los Calós y los Roms, siendo estos dos últimos grupos de quienes más registros se tienen en el continente americano.

              • Calós
              • Roms
              • Sinti/Manouches
              • Doms

Para finalizar este apartado, se enumeran algunas de las principales traducciones de “gitano” a otros idiomas y que se pueden encontrar aplicadas erróneamente como sinónimo, pese a que significan lo mismo. ¿Qué quiere decir esto? Por ejemplo, durante mucho tiempo la prensa española utilizaba “cíngaros”, traduciendo el “zingari” de Italia. Aunque gitanos y zingari se refieran a lo mismo, en España se acabó interpretando que cíngaros y gitanos eran dos grupos distintos. Si bien, la complejidad no acaba aquí. Los zingari italianos (cíngaros) no eran caló como los gitanos españoles, sino que eran rom o sinti. ¿Y qué eran entonces los cíngaros para los divulgadores españoles, rom, sinti o caló? Pues ninguna de estas denominaciones, los clasificaban como “húngaros” pensando que los gitanos en general procedían de Hungría por el imaginario social generado durante un tiempo en la prensa española. Con esta breve problematización se puede ver la magnitud del asunto y el craso error que se comete al no contemplar la complejidad que alberga.

  • Español = Gitanos
  • Francés = Tsiganes
  • Alemán = Zigeuners
  • Inglés = Gypsies
  • Italiano = Zingari
  • Ruso = Tsygane (цыгане)
  • Húngaro = Ciganyoks
  • Rumano = ţiganii
  • Portugés/Brasileño = Ciganos

A todo ello, hay que sumarle el hecho de que muchos grupos son denominados gitanos sin serlo, por ejemplo los mercheros (mal llamados quinquis) o agotes en España, los travellers en Reino Unido e Irlanda, así como los yeniches en Alemania. Esto es a lo que nos referíamos en el punto tercero de la introducción.

De izquierda a derecha se presentan las fotografías de la familia merchera de Eleuterio Sánchez (a) El Lute; una familia de travellers irlandeses y dos hombres yeniches en Alemania.

4. La clasificación se complica a razón del análisis lingüístico y las prácticas culturales.

Cuando nos preguntamos sobre qué y quiénes son los gitanos la pregunta inicial ante la sorpresa que despiertan dichos interrogantes es cuestionarse, a su vez, sobre el lugar de procedencia de estos individuos que, como ya se ha visto, responden a un patrón caleidoscópico en que la diáspora gitana no se presenta con unicidad y exclusividad, sino que se fragmenta respondiendo a diferentes construcciones étnicas en función de la coyuntura que ampare al grupo gitano concreto. Algo que se complica enormemente teniendo en cuenta que los gitanos, como otros colectivos itinerantes, produjeron pocas fuentes escritas por ellos en la historia. Por todo lo anterior, no es raro que gran parte de los estudios iniciales se orientaran a debatir sobre el origen, la procedencia y las migraciones vinculadas a los gitanos. La certeza básica de la que han partido los distintos estudios dentro de esta línea de investigación ha sido la de la especulación, tomando como punto de partida la filología. Al igual que la división propia de la diáspora, el “idioma de los gitanos” también se descompuso en varios ejes geográficos, entre los que pueden destacarse el europeo, el armenio y el asiático, por sus marcadas características propicias a establecer diferencias.

Más allá de los grupos generales que son localizables a partir de la distribución geográfica a lo ancho y largo del mundo, el análisis lingüístico permite diferenciar diversos subgrupos. Por otra parte, las prácticas culturales, como la vinculación religiosa o el trabajo, son elementos etnológicos que muestran diferencias para concretar la clasificación en otro sentido. Además, en última instancia, debe tenerse en cuenta que tanto el registro lingüístico como las prácticas culturales son razones de peso que actúan endógenamente dentro de las comunidades gitanas para establecer sus propias consideraciones en torno a quiénes son o no gitanos. Esto no sólo complica la inevitable reinterpretación que el investigador hace a partir de los hechos, sino que también dificulta la construcción y pervivencia del conjunto de memorias generadas dentro de las comunidades gitanas.

Por todo ello, a modo de somero organigrama, resultaría lo siguiente[3]:

EUROPA Y AMÉRICAS / ASIA Y ÁFRICA

1. KALDERASH (ROM y DOM).

Fundamentalmente situados en Centroeuropa desde donde migraron a otros continentes.

  • Lovari: en algunos lugares se les conoce como Húngaros al tener este país como punto central de la inmigración.
  • Boyhas (también denominados Rudari [Ludari], Lingurariy Zlătari): principalmente situados en la zona de Transilvania, se pueden encontrar en Rumania, Hungría, Croacia, Eslovaquia y los Balcanes. Estos son quienes han llegado en mayor número a las Américas, concretamente a México, Argentina, Colombia y Perú.
  • Luri: su nombre se debe a una tribu de la India y se considera que son el grupo originario junto al grupo general Dom.
  • Churari: guardan poca relación con el resto de los grupos y se encuentran separados.
  • Turcos o Americanos: protagonizaron un flujo de inmigración entre Turquía y los Estados Unidos, si bien hay un contingente importante en Canadá.

* De manera transversal a estos grupos encontraríamos al grupo conocido como “gitanos musulmanes”. Estos se encuentran en Grecia, Rusia, Rumanía, Croacia y Crimen. Más allá de Europa se encuentran también en Siria y otros países afroasiáticos. Este grupo es paradigmático del conflicto que venimos planteando, ya que no son reconocidos como gitanos por los payos cristianos ni por los gitanos cristianos, los cuales les denominan Horahane Roma, Khorakhane, Xoraxane, Kharokane, Xoraxai, entre otros.

Kalderash, probablemente Lovari (1865). Fotografía extraída de Jerzy FICOWSKI: The Gypsies in Poland, Poland, Interpress, 1989.

2. SINTI/MANOUCHES.

Normalmente se refiere a ellos como bohemios y de ahí la problemática en torno a la procedencia de la región checa en el imaginario popular, así como su aparente vinculación mística y natural con las artes. La denominación como sintis se debe a su asentamiento original junto al río indio Sind.

  • Valsinake o Sinti Franceses.
  • Gaygikanes o Sinti Alemanes.
  • Piamontesi o Sinti Italianos.

Gaygikanes o Sinti alemanes. Fotografía contemporánea extraída del Archivo Federal Alemán. 

3. ‘GITANOS’ (CALÓS).

Estos hacen referencia a los grupos asentados tradicionalmente en la Península Ibérica, en África del Norte y algunas zonas europeas como territorios o barrios en Francia y Reino Unido.

  • Andaluces.
  • Catalanes.
  • Castellanos (incluye al norte español).

Mujeres gitanas andaluzas en el Sacromonte de Granada. Extraído de Hemeroteca ABC.

4. DOMS.

En China también encontramos evidencias, donde son conocidos como “bohemios” por las prácticas que realizaban. Se establece, pues, una correlación interesante con el caso europeo. La denominación común es Jípǔ sài rén (吉普赛人). En el caso japonés sería Jipushī (ジプシー). A estos lugares llegarían como parte de una larga inmigración. Actualmente no existen proyectos ni políticas de reconocimiento en dichos países.

Portada de un libro en japonés sobre gitanos, probablemente una traducción.

En ambos continentes predominan los “gitanos musulmanes” o Turkish Roma. Estos se encuentran en Grecia, Rusia, Rumanía, Croacia y Crimea. Más allá de Europa se encuentran también en Siria y otros países afroasiáticos. Este grupo es paradigmático del conflicto que venimos planteando, ya que no son reconocidos como gitanos por los payos cristianos ni por los gitanos cristianos, los cuales les denominan Horahane Roma, Khorakhane, Xoraxane, Kharokane, Xoraxai, entre otros. Esto último sucede de manera destacada con un subgrupo asiático conocido como Lyuli, gitanos musulmanes que ocupan especialmente las zonas de Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Uzbekistán y Turkmenistán, siendo rechazados como gitanos por la comunidad gitana rusa.

Gitanos  musulmanes de Bosnia hacia 1900. Fuentes desconocida.

Miembros del subgrupo Lyuli. Fotografía reciente de Aleksandr Barkovsky en Uzbekistán .

La frontera euroasiática es compleja al coexistir en muchos casos los grupos rom y dom con sus propios subgrupos. Así, frente a los Lyuli que acabamos de mencionar, encontramos a grupos que se diferencian de ellos como los Tavoktarosh (Kosatarosh, o Sogutarosh en Tayikistán), Mazang y Agha (llamados también Kashgarskie Lyuli). Estos últimos si eran considerados gitanos por otras comunidades.

Gitanos dom de origen sirio. Fotografía por Kemal Vural

Así mismo, para complejizar todavía más la cuestión, podemos ver la enorme diversidad a través de la enumeración que varios autores, como el historiador gitano Ian Hancock, recuperaron a través de las acepciones que se utilizaron en la literatura y fuentes del Oriente Medio, en ocasiones para referirse a un mismo grupo sin diferencias entre sí:

  • Alimah.
  • Abdal.
  • Aptal.
  • Awgon.
  • Awgon-Luli.
  • Baluji.
  • Banu Sassan.
  • Barake
  • Beluchi.
  •  Berberi.
  • Beshawan.
  • Bosha.
  • Catchar.
  • Djugi.
  • Dom.
  • Dshukihar.
  • Dummi.
  • Faij.
  • Fiuj.
  • Gavbar.
  • Geygel.
  • Goudari.
  • Ghagar.
  • Kentschlini.
  • Köcer.
  • Krishmal.
  • Luli.
  • Jat.
  • Kabuli.
  • Kaloro.
  • Kara-chi.
  • Tabriz.
  • Kara Luli.
  • Karashmar o Krismal.
  • Kasibar o Mugat.
  • Kenites.
  • Kersi.
  • Koli.
  • Koudji o Kochi.
  • Kouli.
  • Lom.
  • Lur.
  • Luri.
  • Massang.
  • Mazang.
  • Midreb.
  • Motribiyya.
  • Multani.
  • Mutrub.
  • Nawar
  • Odjuli.
  • Passewann.
  • Posha.
  • Qarabana o Qarabtu.
  • Qarachi.
  • Quenities.
  • Qorbati o Ghorbati.
  • Quf.
  • Rawazi.
  • Sagvand.
  • Sahsawan.
  • Sasan.
  • Sayabigeh.
  • Shurasti.
  • Sozan.
  • Suzmani.
  • Tat.
  • Tavoktarosh.
  • Zangi.
  • Zargari.
  • Zott.

5. Las denominaciones en el estudio de los gitanos españoles a través de las fuentes.

Llegados a este punto, el lector ya puede hacerse una idea en torno a que la complejidad que se venía defendiendo no era un asunto baladí. Si bien, las consultas que me llegan y el motivo por el cual quería presentar esta entrada nos remiten al caso español. Ya ha quedado claro que los gitanos españoles y portugueses son tradicionalmente los caló (castellanos, andaluces y catalanes como grandes subgrupos). Si bien, además de con motivo de los fuertes períodos de recepción de inmigrantes gitanos rom (sobre todo de Rumanía) como el acaecido en los años noventa del siglo XX, a lo largo de la historia contemporánea se pueden rastrear la presencia de otros grupos que llegaban en menor número a España y se mezclaban con los gitanos caló.

En las fuentes primarias que pueden leerse para la historia contemporánea, los gitanos aparecen presentados en un sentido homogéneo “gitanos” o “egiptanos”/“egipcianos” (etimológicamente el origen de la palabra, pues en un principio se pensaba que los gitanos procedían de Egipto). Sólo en algunas ocasiones se incide en la distinta procedencia especificando: “estos son gitanos de Hungría”, “estos gitanos procedentes de los Balcanes”,  entre otras, aunque tampoco deben tomarse como un imperativo categórico, pues los periodistas no solían acertar en sus identificaciones.

 El Heraldo de Madrid. 13-8-1928 y El Sol (Madrid. 1917). 1-7-1925

Ahora bien, frente a esto, como se especificó en la introducción, se pueden encontrar otra serie de acepciones acuñadas dentro de la literatura, la prensa, la medicina higienista y otros espacios de divulgación que, desde siglos atrás, han utilizado referencias biográficas, toponimias, atributos o adjetivos para designar a los gitanos bajo los parámetros de la colonialidad paya:

  • Cíngaros/Zíngaros: ya vimos que se trataba de un error de identificación.
  • Húngaros: al situar su procedencia en Hungría como lugar de origen.
  • Flamencos: con relación a su protagonismo dentro de este arte.
  • Flamenquistas: términos despectivos para referirse a los gitanos.
  • Bohemios: relativo al concepto místico y exótico de su cultura, así como a la idea formulada de que procedían de Francia y antes de Chequia.
  • Faraones: juego de palabras en referencia a la supuesta procedencia egipcia y ulteriormente utilizado de manera peyorativa para hablar de un supuesto acopio de oro.
  • Cañís: un concepto generado como sinónimo de gitano y para referirse a algo agitanado. Posteriormente, a grandes rasgos, se incorporó al relato nacional donde el exotismo se convertía en una clave central de la industria turística.
  • Gente del bronce: en referencia a sus actividades profesionales relacionados con la calderería y la herrería.
  • Caldereros: vinculado a una profesión histórica entre los gitanos, la calderería.
  • Brujas: para referirse en muchos contextos a mujeres gitanas que ejercían la adivinación.

«Gitanos rusos» en Madrid, Nuevo mundo (Madrid). 10-7-1915. Base de datos hemerográfica de Rafael Buhigas Jiménez.

Todos estos conceptos pueden ser pasados por altos en la investigación sin reparar en que pueden hacer referencia a la comunidad gitana. Además, es importante conocerlos para problematizarlos desde la investigación histórica, no sólo para deconstruirlos sino también como herramienta para acceder a realidades y contextos sublimados tras una denominación que, en gran parte de los casos, perseguía la burla y el insulto hacia los gitanos.

6. Epílogo.

En el caso de mi investigación pueden comprobar que utilizo indistintamente “gitanos” o “romaníes” como principales denominaciones. Con el paso del tiempo, he suprimido la utilización de sinónimos entre grupos o acepciones relativas a otras zonas geográficas, ya que la maduración de mi conocimiento sobre la materia me ha enseñado que la dimensión antropológica entre grupos es tan grande como la propia confusión que puede resultar en el trabajo de campo al aplicar esta relación de conceptos sin atender a la causalidad lingüística y antropológica. En otro orden de cosas, comprendo la introducción de la mayúscula y creo que es pertinente resaltar la diferencia en función del registro y/o del espacio en que estemos desarrollando el diálogo, si bien en el caso español el estudio todavía no ha alcanzado un desarrollo en que deba primar este debate. No obstante, creo que los contenidos de mi investigación y la evolución que toman las palabras en cada momento permiten identificar al estudioso de la materia a qué me refiero. A riesgo de poder equivocarme y ser corregido en futuras ocasiones, también creo que la aplicación del discurso y la narrativa generada en los años setenta dentro de la gran política al estudio de algunos aspectos de la historia como el arte en particular o las representaciones en general supone un obstáculo de base, ya que no permitiría diferenciar entre la construcción colonial y el relato de la memoria más reciente[4]. Por ejemplo, no se puede hablar del “Gitano” en un cuadro protagonizado por un “gitano”. Por todo ello, para encaminar la investigación de la mejor forma posible considero crucial tener en cuenta cuál es el objeto de estudio, así como delimitar minuciosamente los marcos temporales y espaciales. Todo ello teniendo como horizonte la inclusión de las voces gitanas y, en la medida de lo posible, la evaluación de las fuentes disponibles que permitan acceder al testimonio del autorretrato.


BREVE RELACIÓN BIBLIOGRÁFICA

La bibliografía sobre el tema es más amplia y procede, a grandes rasgos, de los estudios filológicos y antropológicos. Las obras que se presentan a continuación responden únicamente a las que se han manejado para publicar esta breve entrada como aproximación a un tema complejo. Como se decía, está último sólo pretende aclarar algunos aspectos relativos a la denominación de los gitanos problematizando la clasificación científica y la divulgación posterior.

BUHIGAS JIMÉNEZ, Rafael: “Los gitanos en la historia. Un estado de la cuestión transnacional hasta la actualidad (I) y (II)”, O Tchatchipen: lil ada trin tchona rodipen romani – Revista trimestral de investigación gitana, ISSN 1133-6420, nº. 101 y nº. 102, 2018, págs. 8-30 y págs. 4-33

BUHIGAS JIMÉNEZ, Rafael: Los gitanos en Madrid (1880-1936). Realidad y representación en los bajos fondos de la ciudad moderna. Madrid, Tesis de Máster, Universidad Complutense, 2018.

HANCOCK, Ian: Danger! Educated Gypsy: Selected Essays, Hertfordshire, University of Hertfordshire Press, 2010.

MARUSHIAKOVA, Helena y POPOV, Vesselin: Gypsies in Central Asia and the Caucasus, London, Palgrave Macmillan, 2016.

MARUSHIAKOVA, Helena et al.: Identity Formation among Minorities in the Balkans. The case s of Roms, Egyptians and Ashkali in Kosovo, Sofia, Studii Romani, 2001.

OPRISAN, Ana y GRIGORE, George: “The muslim gypsies in Romania”, Regional Issues – ISIM Newsletter, nº 8 (2001).

PATERNINA, Hugo Alejandro y GAMBOA, Juan Carlos. “Los gitanos: tras la huella de un pueblo nómade”, Nómadas, nº 10 (1999), pp. 156-170.

PIASERE, Leonardo: “La dimensione romaní” en Leonardo Piasere, I rom d’Europa: Una storia moderna, Italia, Editore Laterza, 2009.

SALAMANCA, Gastón: “Los gitanos y su lengua”, Revista de lingüística teórica y aplicada, nº 42 (2004), pp. 63-86.

KEMÉNY, István: “The Structure of Hungarian Roma Groups in Light of Linguistic Changes”, Regio-Minorities, Politics, Society-English Edition, nº 1 (2000), pp. 105-116.


[1] Una condensación de las investigaciones de estos autores puede encontrarse en David MAYALL: Gypsy Identities, 1500-2000. From Egipcyans and Moon-men to the Ethnic Romany, Londres, Routledge, 2004; Jean Pierre LIÉGEOIS: Roms et Tsiganes, Francia, La Découverte, 2009 y György CSEPELI y David SIMON: “Construction of Roma Identity in Eastern and Central Europe. Perception and Self-identificacion”, Journal of Ethnic and Migration Studies, nº. 1 (2004), pp. 129-150.

[2] Esta información puede ampliarse con Nicolás JIMÉNEZ: “¿Qué ocurrió en el Primer Congreso Mundial Gitano?”. Rescatado de https://pretendemosgitanizarelmundo.com/2018/04/10/que-ocurrio-en-el-primer-congreso-mundial-gitano/ También se recomienda consultar del autor, Nicolás JIMÉNEZ: “¿ El romanó, el caló, el romanó-kaló o el gitañol? Cincuenta y tres notas sociolingüísticas en torno a los gitanos españoles”, Anales de Historia Contemporánea nº 25 (2009), pp. 149-161. Además, se recomienda consultar Juan GAMELLA, Cayetano FERNÁNDEZ, Magdalena NIETO y Xavier ADIEGO: “La agonía de una lengua. Lo que queda del caló en el habla de los gitanos. Parte I. Métodos, fuentes y resultados generales”, Gazeta de Antropología, nº 27 (2011), pp.

[3] La principal clasificación se encuentra recogida en Jean Paul CLEBERT: Los Gitanos, Barcelona, Ediciones Orbis, 1985, p. 247.

[4] La política tiene una tendencia claramente eurocéntrica y excluyente respecto a la manifiesta diversidad de grupos gitanos en el mundo, no sólo percibida desde el escenario de la investigación sino defendida a nivel antropológico y epistemológico por miembros de las diferentes comunidades gitanas.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

«Cuando llegue a España me haré artista»… Luis Barrull Salazar, el gitano argentino.

                      Luis Barrull en la portada de su single «Solo, solo»

Noches de fiesta en Mar de Plata… los gitanos lloraban, se partían las camisas en la madrugada, me llamaban ‘El Gitano Argentino’ y cómo cantaba… era otro tiempo, otro lugar.

El Luis en “En otro tiempo, otro lugar” del disco “Vis a Vis”


El camino hacia las Américas protagonizado por los gitanos no es un fenómeno exclusivamente contemporáneo y tiene sus raíces en el propio descubrimiento del nuevo mundo. Una cédula emitida por los Reyes Católicos el 12 de junio de 1497 disponía que las penas de aquellos gitanos que aceptaran ser colonos se conmutarían pudiendo volver a Castilla libres de pecado. Décadas más tarde, en 1570, bajo el mandato de Felipe II, se prohibió su entrada. Si bien, esto último no fue óbice para que el tránsito continuara, ya que once años después una disposición regia ordenaba controlar a los gitanos que seguían viajando, habitaban aquellas tierras y ejercían la mala vida propia de sus costumbres[1]. En cualquier caso, como también lo han hecho otros episodios de gran persecución a los gitanos, véanse la Gran Redada en el siglo XVIII o el Samudaripen en el siglo XX, las deportaciones quedaron grabadas a fuego en la memoria de estas comunidades.

“Por el puerto de Palos salieron primero los cuatro gitanos que salen en el libro de este hombre [Antonio Gómez Alfaro]. Después venían de forma esporádica, se soltaban de las amarras, no sé cómo sería… y se tiraban al agua. Llevamos tantos años habitando este país, es tan grande [Argentina]… Mira, aquí han venido a decirme que en 1749 se embarcaron, que venían de polizón y que muchos llegaban a Centroamérica, a México. Portugal directamente los exportó a todos, lo que no hizo España, porque en España se decía que iban a contaminar… Portugal colonizó, primero mandó a los hombres y luego a las mujeres… por eso ese país [Brasil] tiene muchos gitanos pero mestizados”.[2]

Lo que revela este testimonio es que, más allá de los canales oficiales y de las prácticas políticas de las instituciones históricas en materia migratoria, existían formas subrepticias de transitar entre continentes. No sólo en forma de polizonaje sino también por el juego de representaciones en torno a quién era o no gitano encriptando así la identidad en los controles migratorios[3]. Si bien, lo que nos interesa destacar a continuación es que, más allá de los propios gitanos, también viajaron diversas prácticas culturales que tuvieron mejor recepción que esta comunidad étnica. Pese a la restricción experimentada a causa de las leyes de inmigración que prohibían la entrada de gitanos, el flamenco que encarnaban sí estaba bien visto y tenía una buena acogida[4]. Esto último tiene que ver con lo que ha explicado la Dra. Patricia Cecilia Galletti en su propuesta de estudio sobre la patrimonialización del flamenco y su vinculación a los gitanos bonaerenses:

“Una contradicción emergida en el campo, entre las limitaciones de una identidad global gitana entendida como parte “indeseable” de las corrientes migratorias europeas, calificados negativamente como “mendigos” por las leyes argentinas, y una identidad local/nacional española, que en tanto latina e hispanohablante era parte “deseada” de la inmigración europea”.[5]

La antropóloga argentina sienta una base importante con que aproximarse al estudio del escenario bonaerense y que no tiene nada que envidiar al madrileño. Desde siglos atrás, tanto en Europa como en las Américas, el flamenco se convirtió en un engranaje cultural para identificar al “buen gitano” o, como mínimo, para concederle algo de la legitimidad social que presuntamente no podía alcanzar por otros medios al tratarse de una “raza criminal”. Así, de manera progresiva, la representación del flamenco traía consigo las expresiones de un arte considerado genuinamente gitano integrándose con mayor arraigo durante el apogeo de la cultura popular entre finales del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX. No es casualidad que la difusión del flamenco en la capital argentina creció exponencialmente con la llegada de gitanos caló, procedentes de España. Estos últimos protagonizaron una fuerte ola de inmigración, concretamente desde Madrid y Andalucía, entre los años cincuenta y setenta asentándose en la Plaza del Congreso, entre la Avenida de Mayo y la Avenida Rivadavia, núcleo tradicional de asentamiento para los inmigrantes españoles desde los tiempos del exilio por la Guerra Civil (1936-1939)[6].

                     Avenida de Mayo en Buenos Aires, Argentina (Archivo General de la Nación)

Hoy en día, en esta zona de Congreso, hay una gran concentración de shows flamencos y lugares que evocan “lo gitano”. De facto, puede afirmarse hay toda una industria que vive del flamenco, no sólo en lo relativo a la música sino también, por ejemplo, en lo gastronómico. Lo español y lo flamenco se diluyen en una misma identidad que tiene sus razones en la construcción romántica del relato nacional desde tiempos decimonónicos y las narrativas de atracción turística más vinculadas a la Dictadura franquista. Sin embargo, con el paso del tiempo, la capitalización y monopolio del “mercado flamenco” por la industria paya ha condenado mayormente los proyectos encabezados por la comunidad gitana de Buenos Aires. Entre otras cosas, porque “lo flamenco” acaba por absorber a “lo gitano”. Por ejemplo, la inauguración de un tablao regentado por gitanos llamado “Lo de los Montoya” hubo de cerrar casi al año de abrirse. Pese a esta situación, hay cierta bolsa de oportunidades para vivir del espectáculo frente a la mayor invisibilización sufrida por los artistas gitanos en suelo español. Así, destacan grupos como “Esencia Gitana”, formado por Argentina Cádiz y Emilio Romero, o “Los Tarantos”, configurado por Amador Romero, Emilio Romero, Basilio Cádiz y Baldomero Cádiz. A estas figuras, muchas de ellas nacidas y criadas en la Argentina, se les sumaron otras que llegaban de España, como es el caso de David Maya, sobrino nieto de la afamada bailaora Carmen Amaya, quien también tuvo su paso mucho antes por terreno porteño.

“Por discriminación, yo he visto carteles que ponían ‘se necesitan cantaores, no gitanos’. En Argentina tampoco los quieren, ya no nos quieren”.[7]

Con todo ello, se puede observar que desde los años sesenta y hasta la fecha, se ha consolidado en buena medida el flamenco realizado en Buenos Aires por grupos gitanos españoles que mantienen vivas sus raíces. El protagonismo que alcanzó a finales del siglo XX generó posibilidades y atrajo esporádicamente al talento flamenco español, como recuerdan algunos gitanos viejos argentinos que hablan sobre las visitas de Rafael Farina, Niño de Utrera, Camarón, entre otros. Este contexto nos permite situar muy someramente la relación entre gitanos, flamenco y Argentina. Si bien, en este caso se quiere destacar un episodio inverso protagonizado por un hombre que va más allá de los grandes nombres de la industria. Una de esas figuras que, pese a resultar imprescindibles, no se han rescatado por el relato general sobre la fusión del flamenco con otras ramas, como puede ser el rock o el soul.

Portada del álbum que recopila todas las grabaciones de El Luis (1976-1991)

Luis Barrull Salazar nació en 1948 en La Coruña (Galicia, España) y se le conoció por el apodo de “El Luis”, con el que firmó su discografía posterior[8]. La razón por la que se ha dicho anteriormente que protagonizó un suceso distinto al que se venía comentando se debe a que, pese a nacer en España, se trasladó con su familia a Argentina cuando era niño y allí pasó gran parte de su vida. Pasada la veintena y siendo ya adulto, volvió a su país de origen, concretamente a Madrid. Esto marcaba una diferencia clara respecto a sus coetáneos que estaban probando suerte en la industria flamenca argentina o que, como se ha expuesto, migraron a Buenos Aires por otras razones desde la segunda mitad del siglo XX. Esta coyuntura experiencial es lo que le hizo labrarse el apodo de “El Gitano Argentino”, pues fue en tierras porteñas donde comenzó a involucrarse en el arte que más tarde fusionaría dando lugar a un característico “Gypsy soul-rock”. De facto, su primer LP publicado en 1976 le hizo conquistar un disco de oro con una obra titulada con su propio nombre, “El Luis”.

Extracto del periódico «La Voz de Almería» del 12 de Diciembre de 1976 donde se reseña la obra de El Luis.

La habilidad innovadora y el frescor de su música no fueron los únicos motivos que le valieron el éxito temprano y su relación con otros grupos de gran reconocimiento como Los Chichos, a quienes compuso “El Cuadro” del álbum “Bailarás con Alegría”. El Luis mostraba desde chaborró su vocación y una determinación clara para con el flamenco. Al menos, así lo recuerdan algunos gitanos viejos que convivieron con los Barrull Salazar en la Argentina.

“Luis Barrull Salazar, claro. Yo le conocí, es el que canta ‘las carretas ya se van’. Yo sé que él estaba aquí, el hermano que le llaman Faico, uno que era El Gordo, había otro que estaba casado con la argentina coral. El tocaba la guitarra como… se ponía la guitarra en la espalda y tocaba y decía ‘cuando yo llegue a España’, esto fue en el año sesenta, ‘cuando yo llegue a España me hago artista primo’. Y llegó a España y fue artista. Me gustaba estar con él porque tenía una hechura de gitano que no podía con ello y después se ponía la guitarra en la espalda y la tocaba, y cantaba cosas modernas: “las carretas ya se van, los gitanos van al mar…”. Como cantaba el gitano, madre de mi alma. A su madre, a su padre de ellos. A todos esos ‘Barrulles’ los conocí aquí también, sí”.[9]

 

La proyección casi profética de una carrera en el mundo artístico por “El Gitano Argentino” no sólo se llevó a termino sino que tuvo grandes resultados. El 22 de diciembre de 1987, sin embargo, su trayectoria se vio truncada por un hecho relacionado con el tráfico de drogas que le llevó al encarcelamiento en la prisión de Carabanchel. Jesús Duva, articulista del periódico El País, recogió estos sucesos publicando la siguiente nota de prensa que no apeló en ningún momento a su figura como cantante de éxito:

Estos hechos nos remiten a ese contexto de gran segregación que muchos gitanos experimentaron en los márgenes de las grandes ciudades, donde la delincuencia juvenil y la economía sumergida, en ocasiones basadas en actividades ilícitas, eran las únicas herramientas para salir adelante en una cotidianeidad marcada por la fuerte depresión económica sufrida por una clase obrera que concedía privilegios a los payos frente a los gitanos. Además de clásicos como “Entre Rejas” de Los Chichos, otros grupos como RAZA protagonizando la canción de rumba-pop “Delincuencia juvenil” no distaron mucho del contenido que El Luis produjo a su salida de la cárcel, por ejemplo “Oh, Libertad”. El evangelismo de la Iglesia de Filadelfia con el ministerio de la carpa y la subsistencia en un negocio étnico como la venta ambulante que ya encontraba menos restricciones legales respecto al pasado fueron algunos de los caminos que Luis Barrull Salazar transitó en paralelo al olvido de su figura en la gran escena.

En definitiva, como decía El Luis, «era otro tiempo, era otro lugar». Hoy tenemos por delante la ardua tarea de rescatar la memoria de aquellos que en otros tiempos y otros lugares hicieron historia.

 


[1] Para una lectura profunda sobre la legislación respecto a los gitanos en España se recomienda Alejandro MARTÍNEZ: La condición social y jurídica de los gitanos en la legislación histórica española: a partir de la pragmática de los Reyes Católicos de 1499, Granada, Universidad de Granada, 2007. En cuanto a la regulación del paso de gitanos a las Américas ha de consultarse Antonio GÓMEZ: “Veto español a la presencia de gitanos en el Nuevo Mundo” en ÍD: Escritos sobre gitanos, Sabadell, Asociación de Enseñantes con Gitanos, 2010.

[2] Relato de una conversación mantenida con un gitano viejo argentino cuya familia de origen caló se remonta a las migraciones de mitades del siglo XIX. Entrevista realizada como parte del trabajo de campo e historia oral en Argentina el 20 de febrero de 2020.

[3] Este testimonio no es el único que alude a los polizones como forma de llegar a las Américas, ya que es un recurso muy común en las narrativas de inmigración y exilio que, en ocasiones, se pliegan más al mito que a la realidad. Sobre ello puede consultarse Pablo BRIAND: “Los polizones, un mito genealógico”, Cuadernos de Genealogía, nº 7 (2010), pp. 19-22.

[4] Un primer estudio sobre las migraciones gitanas a la Argentina se puede encontrar en Rafael BUHIGAS JIMÉNEZ: “La inmigración gitana “oficial” a la Argentina a través del caso de migrantes rom por vía marítima entre 1911 y 1947” [EN REVISIÓN PARA PUBLICACIÓN].

[5] Patricia GALLETTI: “Límites y posibilidades de una identidad glocal. Los gitanos españoles exiliados del franquismo en Argentina”, Academia. Recuperado de internet (https://bit.ly/3cPCPD2).

[6] Un estudio sobre la distribución espacial y el movimiento migratorio de esta comunidad podrá encontrarse en Rafael BUHIGAS JIMÉNEZ: “Habitar la gran ciudad. Estudio comparado sobre la distribución espacial de los gitanos en Madrid y Buenos Aires (1940-1990)” [EN REVISIÓN PARA PUBLICACIÓN]. Para aproximarse al estudio antropológico del espacio urbano en estas comunidades se recomienda Julieta PACHECO: Negociando la otredad. Los usos permitidos de la diversidad y la estigmación de la diferencia en el espacio público urbano. Etnografiando los procesos de reelaboración identitaria a través del caso de los gitanos caló en la ciudad de Buenos Aires, Tesis de Grado, Universidad de Buenos Aires, 2009.

[7] Relato de una conversación mantenida con un gitano viejo argentino cuya familia de origen caló se remonta a las migraciones de mitades del siglo XIX. Entrevista realizada como parte del trabajo de campo e historia oral en Argentina el 20 de febrero de 2020.

[8] Excepto las fuentes orales estrictamente citadas que pertenecen al autor o las fuentes hemerográficas, el resto de información está cedida por el historiador del arte, José María Ruiz Fuentes, quien recoge “datos de muy buenas fuentes” en su página “El Arte de Vivir el Flamenco”. La información concreta de El Luis, por tanto, está rescatada de https://elartedevivirelflamenco.com/cancionespanola105.html. Con la entrada en esta plataforma de Hypotheses se pretende añadir información al estudio de su biografía mediante la contrastación hemerográfica y las fuentes orales del trabajo de campo en Argentina.

[9] Relato de una conversación mantenida con un gitano viejo argentino cuya familia de origen caló se remonta a las migraciones de mitades del siglo XIX. Entrevista realizada como parte del trabajo de campo e historia oral en Argentina el 20 y el 22 de febrero de 2020.


Anexo

Álbumes

  • 1976 – El Luis
  • 1978 – Solo
  • 1981 – Gitano Soul
  • 1991 – Vis a vis

Recopilatorios

  • 2000 – Yo te lo digo cantando
  • 2002 – Todas sus grabaciones (1976–1991)

Singles

  • Yo te lo digo cantando
  • Beibe, no huyas más
  • Pero qué es triste llorar y llorar
  • Solo
  • Llorando
  • Oh, Libertad

 

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

«Conflicto, cultura política y resistencia cotidiana en los gitanos de Madrid (1874-1936)»

“Conflicto, cultura política y resistencia cotidiana en los gitanos de Madrid (1874-1936)” en Alvarado Solís, Neyra (coord.), Gitanos entre Europa y las Américas. Creatividad e innovación en los procesos de inmersión, dispersión e ilegitimidad. México: 2019. [EN IMPRENTA].


Resumen:

Los estudios gitanos tienen todavía un largo camino que recorrer, particularmente en su dimensión historiográfica. Su encaje dentro de renovados enfoques como la historia urbana y la historia cultural de la política pueden potenciar la capacidad interpretativa y la posibilidad de rescatar la voz de la etnia gitana en unos archivos que presentan sus propios problemas. En el presente artículo se pretende exponer críticamente todo lo anterior e ilustrarlo por medio de la imbricación de las personas gitanas —o aquellas identificadas como tal— en las formas de conflictividad modernas, con el objeto de realizar una primera aproximación al estudio de sus prácticas, vivencias y hábitos políticos.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

“Los ‘otros’ madrileños. El conflicto por la vivienda de los gitanos en la capital (1950-1986)”

“Los ‘otros’ madrileños. El conflicto por la vivienda de los gitanos en la capital (1950-1986)” [EN REVISIÓN].


Resumen:

La política de vivienda del desarrollismo franquista se inscribe dentro de un complejo proceso que desembocó en un mercado de vivienda caracterizado por el desajuste entre la oferta y la demanda respecto a las necesidades sociales. Así, hubo una gran parte de la población que quedó desprovista de posibilidades. Los gitanos tenían una dilatada experiencia histórica marcada por una persecución que tanto en la dictadura como  en los años posteriores se tradujo en nuevos episodios de discriminación. Cada vez más desplazados del centro urbano, este colectivo se enfrentó a un proceso de segregación hacia la periferia que intensificó, a su vez, el fenómeno de marginación social en que ya se encontraban inscritos desde hacía siglos. Para ejemplificar esto último se abordará el conflicto social que tuvo lugar entre vecinos gitanos y payos en el barrio de Vicálvaro en los años ochenta como primera etapa de la construcción democrática española.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

“Bajo sospecha. Un primer abordaje sobre la tipificación de la ‘criminalidad gitana’ por la Guardia Civil en los siglos XIX y XX”

“Bajo sospecha. Un primer abordaje sobre la tipificación de la ‘criminalidad gitana’ por la Guardia Civil en los siglos XIX y XX” en Revista Clío&Crimen, No. 16 (2019). [EN IMPRENTA]


Resumen:

La relación entre gitanos y Guardia Civil siempre se ha presentado como antagónica. Uno de los motivos que favoreció ese escenario se debía a la negativa imagen que se atribuyó a la etnia gitana y por la que fue relativizada a discursos biologicistas que la presentaban como una raza criminal. En sus propios estudios, la Guardia Civil colaboró activamente por intentar definir a los gitanos desde una incipiente teoría criminal y desde otras narraciones contenidas en su órgano de expresión.

Résumé:

La relation entre les gitans et la garde civile a toujours été présentée comme antagoniste. Une des raisons qui a favorisé ce scénario était due à l’image négative attribuée à l’ethnie gitane et qui la relativisait aux discours biologiques qui le présentaient comme une race criminelle. Dans ses propres études, la Garde civile a activement collaboré pour tenter de définir les gitans d’une théorie criminelle naissante et d’autres récits contenus dans leur organe d’expression.

Abstract:

The relationship between Roma and Civil Guard has been presented as antagonistic. One of the reasons that favored this scenario was due to the negative image that was attributed to the gypsy ethnic group and for which it was relativized to biological discourses that presented it as a criminal race. In its own studies, the Civil Guard actively collaborated to try to define the gypsies from an incipient criminal theory and from other narrations contained in their organ of expression.

Laburpena:

Ijitoen eta Guardia Zibilaren arteko harremana beti antagonikoa izan da. Egoera horren arrazoia arrazoi bat izan zen ijito talde etnikoari emandako irudi negatiboaren ondorioz eta lasterketa delitu gisa aurkeztu zuten diskurtso biologikoei erlatibizatu zitzaion. Bere ikasketetan, Guardia Zibilak aktiboki kolaboratu zuen ijitoak zigor teoria hasiberriaren eta haien adierazpen organoaren beste narrazio batzuk definitzeko.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

“La cuestión gitana española en el siglo XX. Entre la legislación y el despertar de la conciencia política”

“La cuestión gitana española en el siglo XX. Entre la legislación y el despertar de la conciencia política” en Sara Núñez (dir.), Actas del Primer Congreso de Jóvenes Historiadores, Madrid, Servicio de Publicaciones de la Universidad Rey Carlos, 2016, ISBN: 9788469773468, pp. 659-675.


Resumen:

Desatendida, la cuestión gitana se presenta como un fenómeno transversal a las diferentes corrientes de la historiografía y transnacional, al exceder cualquiera de las fronteras establecidas. Como un actor más, los gitanos se enfrentan al tablero que supone la sociedad y donde las diferentes casillas sobre las que se desplazan se convierten en obstáculos para desarrollar su juego. Siendo España uno de los países que, actualmente, presenta mayor índice de población gitana a nivel mundial, se torna como necesario su abordaje remitiéndose a un eterno debate que recorre nuestra historia desde su aparición en 1425. No obstante, a continuación, presentamos dos puntos clave que, aparentemente inconexos, guardan una enorme relación. La legislación restrictiva y hostil respecto a los gitanos acabó por consumarse en la Constitución de 1978, el nuevo punto de inflexión para la historia actual, pero décadas antes los gitanos ya habían presenciado por primera vez el embrionario despertar de una conciencia política que no les dejaba indiferentes. Es a esta cuestión donde pretendemos aproximarnos porque entre leyes, encarcelamientos y huidas nació un nuevo perfil político.

Abstract:

Unattended, the Gipsy question presents itself as a transversal phenomenon to the many historiographical currents and also as a transnational one, as it exceeds all the established frontiers. As an actor, Gypsies face the board that society presents itself as, in which the different boxes where they can make moves become obstacles to their game. With Spain being one of the states with the highest Gipsy population worldwide it becomes mandatory to approach it, going back to an eternal debate that has plagued our history since 1425. Nevertheless, right after, we are presenting two key points that, apparently unrelated, keep a huge relation. The restrictive and hostile legislation related to gipsy people ended up with the Constitution of 1978,the new turning point for the currently history, but decades before gipsy people witnessed for the first time the embryonic awakening of a political conscience that didn’t leave them indifferent. This is the issue where we pretend to approximate because between laws, imprisonments and escapes was born a new political profile.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

«Un espacio de producción y de sociabilidad laboral en las sombras de la capital. El barrio de las Cambroneras en Madrid (1868-1930)»

Buhigas Jiménez, Rafael. “Un espacio de producción y de sociabilidad laboral en las sombras de la capital. El barrio de las Cambroneras en Madrid (1868-1930)” en Santiago Castillo y Jorge Uría (eds.), Sociedades y culturas, Oviedo, Asociación de Historia Social, 2019, ISBN: 9788409124855, pp. 403-425.

Capítulo de libro en forma de acta de congreso.


Resumen:
Desde el último tercio del siglo XIX, el mundo urbano español vivió una serie de transformaciones que fueron síntoma de mejora pero también suscitaron problemas. El Barrio de Las Cambroneras en Madrid fue uno de esos espacios que a lo largo del primer tercio del siglo XX padecieron las secuelas del proceso de segregación derivado del proyecto de ensanche en la capital. A su vez, aquel hubo de enfrentarse al conjunto de representaciones que se le atribuyeron, como un barrio de gitanos y de desorden. El presente artículo muestra una primera aproximación con que deconstruir el discurso arrojado sobre este barrio partiendo de un análisis del perfil socioprofesional de los vecinos empadronados.

Abstract:

Since the last third of the 19th century, the Spanish urban world experienced some transformations that were a symptom of improvement but also raised problems. The suburb of Cambroneras in Madrid was a space that during the first third of the 20th century suffered the effects of the segregation process derived from the expansion project in the capital. In addition, it had to face the set of representations that were attributed to it, as a suburb of gypsies and of disorder. This article shows a first approach to change the discourse thrown about this suburb based on an analysis of the socioprofessional profile of residents registered.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

«Los gitanos en la historia (I) y (II)»

«Los gitanos en la historia (I)» – O Tchatchipen: lil ada trin tchona rodipen romani-Revista trimestral de investigación gitana, ISSN 1133-6420, Nº. 101, 2018, págs. 8-30 – Referencia en Dialnet.

«Los gitanos en la historia (II)» – O Tchatchipen: lil ada trin tchona rodipen romani – Revista trimestral de investigación gitana, ISSN 1133-6420, Nº. 102, 2018, págs. 4-33 – Referencia en Dialnet.

Trabajo para la obtención del Grado en Historia publicado en dos partes para esta revista que condensa las investigaciones sobre gitanos en castellano.


Resumen:

El papel de los gitanos en la historia y en los diferentes acontecimientos de los que han sido protagonistas —principalmente como actores subalternos y subordinados a la mayoría sociocultural— se dibuja como una auténtica incógnita. Los antecedentes que conforman el marco teórico en que se pretende situar este trabajo son escasos y la pretensión es despejar nuevos interrogantes que, a su vez, reviertan sobre aquello que aparentemente se conoce sobre la cuestión. Por todo ello, la presente investigación debe ser entendida como una línea de salida hacia futuros trabajos y, en cualquier caso, nunca como un producto acabado. El desarrollo de esta obra debe leerse en el marco contextual asignado, es decir, en la época contemporánea más próxima al siglo XX. Desde ella se fomentará el cuestionamiento y la reflexión en torno a la sempiterna pregunta de qué y quiénes son los gitanos.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

«Comprendre la gitanité. D’où provient la marginalité gitane»

Comprendre la gitanité. D’où provient la marginalité gitane – Revue Le Grand Continent, L’École normale supérieure.

Artículo en coautoría con Guillaume Desbarres.


Resumen:

Le terme «gitanité» est absent des divers dictionnaires français. Toutefois, le sens de ce terme nous semble relativement évident et la définition pourrait être: ensemble de critères constituant l’identité gitane. En Espagne, l’équivalent de gitanité est le mot gitanidad, lui-même absent du dictionnaire de la Real Academia Española, qui fait autorité dans le monde hispanophone. Cette absence n’est pas sans évoquer une polémique datant de 2015 à l’origine de la campagne #YoNoSoyTrapacero, soit #JeNeSuisPasFourbe. En effet, l’une des acceptions du terme gitano, selon la RAE, renvoyait précisément au terme trapacero. Cette présence ambivalente des gitans dans les dictionnaires espagnols comme français est assez révélatrice d’un manque, d’une absence de représentation de ces populations de ces deux pays. Le dictionnaire est un lieu de pouvoir comme un autre, au sein duquel se déroule autant une lutte pour la reconnaissance que contre les stéréotypes ayant libre cours au sein d’une culture dominante et donc, légitime. D’où provient la marginalité gitane? Il s’agit tout d’abord de faire référence à l’exil originel, difficilement datable (entre le X è et XII è siècle de notre ère) d’une population provenant d’Inde et émigrant vers l’Ouest, en s’établissant dans les divers pays qu’ils traversent. C’est au contact de locuteurs de langues différentes qu’ils gagnent leurs diverses dénominations (Gypsies pour les anglophones, Romanichels pour les francophones, Tsiganes pour les Byzantins ou Manouches pour les germanophones), introduisant par là-même l’Orient en Occident[1].Cependant, ces migrants ne sont pas des migrants comme les autres. Ou plutôt ne le sont plus. En effet, selon la littérature sociologique, un migrant est en relation entre un territoire de départ et d’arrivée, impliquant lui-même l’appartenance au moins partielle à deux Etats, deux cultures.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

«Apelaban a mi sangre y yo a mi experiencia. Nociones generales sobre la construcción consanguínea del «comportamiento gitano»»

«Apelaban a mi sangre y yo a mi experiencia. Nociones generales sobre la construcción consanguínea del «comportamiento gitano»» – Revista Cultura Gitana Amarí (Junta de Andalucía), nº 7.

Artículo breve publicado en esta revista. A continuación se reproduce el texto al completo.


En la compleja tarea de construir y revelar conocimiento existen algunos miedos recónditos.Dichos temores nacen, entre otras cosas, ante la supuesta pérdida de rumbo en la “manera correcta” de investigar. Ante esto, debemos preguntarnos, ¿quizás el dilema no esotro que el hecho mismo de que todo esto suponga un problema? ¿Por qué ha de suponer un apuro que se gesten, ante un mismo caso, numerosas y simultáneas contradicciones? Muy posiblemente porque la incapacidad de resolverlas evidencia la limitación epistemológica de las corrientes defendidas como acertadas. Esta reflexión es primordial para iluminar la caverna en que se encuentra escondida la certera crítica —más por lógica que por enrevesada— que puede contraponerse a la afirmación de que el comportamiento viene determinado por la sangre. Antes de formularla, debemos contextualizar históricamente esta última asunción, cuyo objetivo fundamental ha sido y es el de reforzar la brecha entre sujetos —quienes comparten un mismo mundo distribuido de forma diferente en que la subalternidades un menester vital de los grupos dominantes para asegurar di-cho reparto en su beneficio, en este caso gitanos y no gitanos—.Desde la Grecia antigua, con la relación establecida por Teofrasto entre la teoría humoral y el carácter de las personas, hasta los estudios eugenésicos contemporáneos, cuajó la concepción de explicar el comportamiento humano a partir de los rasgos biológicos que atravesaban su naturaleza. La premisa de que una enfermedad podía ser revertida o paliada trajo innegables avances que permitieron a la humanidad tomar la delantera en su carrera por la supervivencia. No obstante, el lado oscuro de este mismo paradigma alcanzó su cénit cuando —por diversas variables que merecerían una disección particular— se consideró a ciertos grupos como una plaga. Tal es el caso de la España medieval en que el gitano era considerado un demonio que traía consigo la agonía agraria. Como tal, contagiaba dolencias sociales allá por donde transitaba debido a un modo de vida que, supuestamente, llevaba en los genes. Esta es una representación que se encuentra presente en todo ciclo histórico y, por increíble que parezca, perdura de forma sutil en nuestra sociedad actual.La imagen del “otro” sobre la que se sustenta la marginación y el exterminio es un fenómeno, por tanto, que precede a los tiempos medievales y modernos. En estos últimos residen algunos de los ejemplos más relevantes. Asimismo, con el comienzo y desarrollo de la Ilustración se manifestó un gran interés por el orden que acabó proyectándose hacia el ser humano. De esta forma, la obsesión por clasificar acompañó decisivamente la gestión colonial ejercida por las potencias europeas sobre unas nuevas tierras que convirtieron en posesiones —en las que la distinción estaba a la orden del día desde el momento mismo del descubrimiento y del colapso entre dos formas distintas de entender el mundo—.Los diseños nacionalistas posteriores acabaron por reforzar todo ello, hasta convertir la diferencia en un agudo problema de cohesión entre quienes no podían ser iguales por mucho que se intentara. En el caso gitano español, dicha percepción se venía arrastrando desde los siglos inmediatos a la primera pragmática emitida por los Reyes Católicos. Siendo todavía hoy, como decíamos, un problema imbuido de políticas de discriminación positiva que, paradójicamente, fomentan de manera indirecta la separación. En relación a esto último, finalizada la Segunda Guerra Mundial y con las independencias coloniales, la gestación de los derechos universales y otros beneficios más allá del ámbito legislativo llevaron a los individuos a abrazar una re-novada identidad social marcada por el dolor y la intención de cambio. Esto devino en medidas de conciliación y reparo hacia diferentes sectores de la sociedad con los que se esperaba estrechar lazos de perdón.
 
Esta renovada identidad se dibujó con especial atención res-pecto a las atrocidades perpetradas en esas décadas del siglo XX, principal pero no exclusivamente por el Régimen nazi. Si bien, como hemos sugerido, esa situación es un producto histórico que tiene antecedentes, en muchos casos, semejantes o peores que los mostrados en las desmesuradas imágenes de personas guardando turno para encontrar la muerte en un campo de concentración. Una fila en la que también había gitanos. Sin embargo, el PorrajmosSamudaripen, como obra particular, es todavía hoy una realidad invisible en muchos aspectos de la propia historiografía que relata la política general de exterminio promulgada por Adolf Hitler. Esto debería despuntar el interrogante de porqué un dolor tan reciente que nace del rechazo hacia la brutalidad no se extiende a los gitanos, quienes durante el breve recorrido histórico que hemos señalado hubieron de sufrir una sistemática práctica de persecución, expulsión y masacre—ya fuera a través de grandes hitos como las redadas o más estrechamente en la vida cotidiana—. Así pues, esa renovada identidad social no es lo que se pretendía y, como sucediera con la extensión inicial del derecho, la inclusión total no es más que una quimera.Con el fin del nazismo, el sesgo racial que había permanecido anclado en los discursos de todo tipo acabó por alcanzar su bancarrota. Esto quiere decir que las políticas de siglos anteriores, como los intentos de borrar el “rastro sanguíneo gitano” por medio del mestizaje y una exogamia forzosa, habían sido una fatal imprecisión. El código genético alberga una gran carga fenotípica de la persona. No obstante, no determina su comportamiento en los amplios y radicales términos propuestos desde la ingeniería enfocada a su modificación. De esta forma, los carnets antropométricos o la dactiloscopia no son métodos de clasificación conductuales válidos. Es decir,no es la sangre misma sino la valoración que se hace de ella lo que modela la identidad del individuo, un ser social forjado al calor del aprendizaje en comunidad. Así pues, la etnia es la categoría correcta con la que referirse a la dinámica vital en sociedad de un grupo, al haber identificado que aquella es una construcción social que se deriva de las experiencias sistematizadas por los diferentes individuos, gitanos o no —con mayor peso, por supuesto, de la mayoría social no gitana y su cultura dominante—, que reconocen en el grupo observado una serie de patrones que facultan su identificación.
 
He aquí la clave crítica a la teoría consanguínea del comportamiento. Por todo ello, la condición de nómada no viene marcada genéticamente sino porque el desplazamiento se torna como necesario para sobrevivir, normalmente mediante la obtención de sustento o la evasión de reprimendas. Agotes, gitanos y mercheros españoles compartían el nomadismo, como también lo hacen los travellers en Gran Bretaña e Irlanda.Suponiendo que se pudiera establecer un cálculo preciso sobre su procedencia genética, todos estos grupos difieren consanguíneamente. Si bien, registran un mismo modo de vida con la adopción del nomadismo y otras estrategias culturales. No existe una sangre nómada, proclive al delito o ala superchería. En un lenguaje mucho más sencillo, somos los que somos por la vida que llevamos. De la misma forma,no puede atribuirse una predisposición étnica a ciertos modos culturales, en tanto que cada grupo alberga diferentes patrones de identificación fragmentando la realidad en múltiples materialidades. Si bien, esto último, cierra una etapa de la discusión para abrir otra todavía más compleja ante el reto de definir qué y quiénes son esos gitanos, cuya sangre ha marcado una historia que todavía está por contar.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

«Los gitanos en la historia. Un estado de la cuestión transnacional hasta la actualidad»

El papel de los gitanos en la historia y en los diferentes acontecimientos de los que han sido protagonistas —principalmente como actores subalternos y subordinados a la mayoría sociocultural— se dibuja como una auténtica incógnita. Los antecedentes que conforman el marco teórico en que se pretende situar este trabajo son escasos y la pretensión es despejar nuevos interrogantes que, a su vez, reviertan sobre aquello que aparentemente se conoce sobre la cuestión. Por todo ello, la presente investigación debe ser entendida como una línea de salida hacia futuros trabajos y, en cualquier caso, nunca como un producto acabado. El desarrollo de esta obra debe leerse en el marco contextual asignado, es decir, en la época contemporánea más próxima al siglo XX. Desde ella se fomentará el cuestionamiento y la reflexión en torno a la sempiterna pregunta de qué y quiénes son los gitanos.

Consulta y descarga aquí.


Índice:

Introducción
 
1. Una vez más… ¿qué y quiénes son los gitanos?
 
    1.1. Aproximación bibliográfica a una cuestión problemática: un planteamiento de                   investigación transnacional
 
    1.2. Entre las grandes narrativas” gadjo y la autoconciencia de los gitanos: visiones                 exógenas y endógenas
 
    1.3. Construcción de la “etnia gitana” 
 
    1.4. ¿Hablamos de gitanología?
 
2. Líneas de investigación
 
    2.1. Origen, procedencia y migraciones
 
    2.2. Análisis legislativo del antigitanismo
 
    2.3. Nuevas identidades sociales y movilización política
 
     2.4. La religiosidad entre los gitanos
 
 3. Conclusiones. Propuestas teóricas para futuros estudios en relación a los vacíos                        definidos
 
    3.1. La universalidad de la cuestión y la concreción del estudio: ¿un abordaje desde la             interdisciplinariedad?
 
    3.2. Propuestas para futuros estudios en relación a los vacíos teóricos
 
            3.2.1. El problema de la clasificación diferenciadora y los nuevos flujos vinculados al              debate
 
            3.2.2. Relaciones de poder entre gitanos y otros grupos étnicos en actividades de                      ámbitocompartido
 
             3.2.3. Espacios de articulación identitaria gitana y libre recreación
 
            3.2.4. Gestación de la conciencia política gitana
 
Bibliografía
 

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

«Los gitanos en Madrid (1880-1936). Representación y realidad en los bajos fondos de la ciudad moderna»

El lector encontrará este trabajo dividido en tres partes. Una primera dedicada al estado de la cuestión con el que comprender qué son y cómo se encuentran los estudios gitanos, así como una reivindicación de los gitanos como sujeto y no como objeto subalterno maleable por la colonialidad; la candidatura de la historia urbana como marco teórico para el caso de estudio aquí planteado y las propuestas de futuro. Una segunda parte dedicada a presentar el repertorio de fuentes primarias que se pueden manejar para un estudio histórico de la comunidad gitana en las ciudades modernas, así como la problematización de estas. Por último, una tercera dedicada a la explicación histórica del encaje de los gitanos en la ciudad de Madrid entre 1880 y 1936.

Consulta y descarga aquí.


Índice:

INTRODUCCIÓN 

1. Estado de la cuestión. De los estudios gitanos a la historia urbana 

    1.1. La inclusión de la comunidad gitana en el relato historiográfico 

    1.2. Un enfoque urbano para la historia de la comunidad gitana 

    1.3. Propuesta de trabajo y apertura de futuro 

2. Repertorio de fuentes primarias para un estudio histórico de la comunidad gitana en las ciudades modernas 

    2.1. Prensa, revistas, planos y fotografías 

    2.2. Padrones 

    2.3. Fuentes judiciales 

3. Los espacios de las comunidades gitanas en Madrid (1880-1936) 

    3.1. Antecedentes de la “vecindad” gitana en Madrid (1584-1800) 

    3.2. Luces y sombras gitanas en la ciudad de Madrid (1880-1936) 

       3.2.1. La voz de la prensa: ¡los barrios de la miseria, muertos en vida!

       3.2.2. ¿“Madrid brinda a los gitanos el cobijo de sus puentes”?

       3.2.3. De norte a sur, de este a oeste, ¿ambulantes pero asentados en la capital?

Conclusiones 

 Bibliografía 

 Anexo 

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube

«¿Los historiadores gitanos? Notas para la construcción de un problema historiográfico»

Clase magistral que debía ser pronunciada en una de las universidades chilenas integradas en el ciclo de lecciones sobre historia gitana impartidas por Rafael Buhigas Jiménez durante su estancia de investigación en la Universidad Nacional de San Martín (Buenos Aires, Argentina). La crisis sanitaria mundial a causa del COVID-19 lo ha impedido. Grabado en Madrid (España), 27/03/2020.

Rafael Buhigas Jiménez

Más información curricular en: https://www.ucm.es/udcontemporanea/buhigas-jimenez,-rafael y https://ucm.academia.edu/RafaelBuhigasJimenez

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterYouTube